¿Qué pasará con las obras que estaban contempladas en el empréstito?

0
736
ninguno de los trabajos contemplados en el proyecto tendrá el desarrollo planteado. La Villa.

Luego de que el proyecto de empréstitopor más de $3.600 millones, presentado por la Administración Municipal de Ubaté, no fuera aprobado, las 17 destinaciones que se planeaban financiar con este dinero se quedaron sin presupuesto.

Según el proyecto, la administración del alcalde, Edgar Jairo Márquez, esperaba invertir:

  • $357 millones, para el mejoramiento de vías rurales.
  • 2.500 millones para la rehabilitación y mantenimiento de la malla vial urbana.
  • $28 millones para la construcción de alcantarillas en vías rurales.
  • $200 millones para la construcción de la segunda etapa del patinódromo.
  • $260 millones para segunda etapa de la reestructuración del Centro Cultural Antonio Nariño.
  • $30 millones para la adecuación del salón comunal Las Granjas.
  • $30 millones para el suministro de materiales y ampliación del salón comunal Juan Pablo II.
  • $200 millones para el fortalecimiento del fondo de seguridad.

Así la cosas, ¿qué pasarán con estas obras sin esos $3.604.591.970 millones? La Villa habló con el secretario de Obras Públicas, Jorge Santana, quien manifestó que por el momento estos proyectos quedarían pendientes porque no existen los recursos necesarios para realizar todas las obras que estaban contempladas en el empréstito.

(También le puede interesar: alcaldía de Ubaté solicita empréstito por más de $3.600 millones para pavimentación de vías y seguridad)

“Solo nos queda ahora esperar los recursos de regalías, alrededor de $2.500 millones, que serían para la pavimentación del arreglo de la calle 12, entre las carreras 7 y 11”, señaló Santana frente a esta obra que no estaba incluida en el empréstito.

De acuerdo con las declaraciones del secretario de Obras Públicas, ninguno de los trabajos contemplados en el proyecto tendrá el desarrollo planteado y tanto el Patinódromo, como el Centro Cultural Antonio Nariño, continuarán con su construcción de primera fase, tal y como estaban planeadas desde el inicio.

Con respecto a las regalías, La Villa conoció que aún siguen en trámite la consecución de esos recursos. Por ahora, continúa la espera de las fechas para las próximas mesas técnicas del Órgano Colegiado de Administración y Decisión (OCAD) para que esta entidad evalúe, viabilice y apruebe la destinación de estos recursos con el fin de que sean utilizados en la pavimentación de la calle 12.

El único presupuesto con el que, por ahora, cuenta Obras Públicas, es el inicial que cada año recibe para desarrollar sus trabajos, que -de acuerdo con Santana- este año son:

  • $150 millones para mantenimiento de vías urbanas.
  • $180 millones para vías rurales.
  • $50 millones para el equipamento municipal (es decir el mantenimiento a las sedes administrativas de la Administración Municipal).
  • $50 millones para el mantenimiento de escenarios deportivos.
  • $380 millones, para el mantenimiento de instituciones educativas.

Pero, ¿por qué no fue aprobado el empréstito?

Una de las principales razones por la que no prosperó al interior de la Corporación obedeció a la fecha de su presentación: el 19 de diciembre, y a sus pocos días para ser estudiado. Punto en el que coincidieron varios concejales.

“La razón más importante por la que no fue aprobado fue porque se pasó demasiado extemporáneo y el plazo que se dio para su estudio fueron 11 días, muy poco tiempo para poder estudiar un proyecto de tal envergadura cuando afectaba varios ítems del Plan de Desarrollo y el Concejo tenía que tomarse su tiempo para, mesuradamente, estudiarlo”, expresó el Concejal Fernando Moya.

(Lea también: el 24 de diciembre se realizará el primer debate al proyecto de empréstito).

Para Moya, el proyecto de empréstito era necesario porque es una figura que toman muchas administraciones para ejecutar sus planes de desarrollo, pero el alcalde Edgar Márquez no tuvo en cuenta las recomendaciones que en su momento se le hicieron. “Se le comentó que lo presentara con tiempo y no pusiera en último momento -a los afanes- para aprobarlo, cuando se había podido haber presentado concretamente en los meses de febrero, mayo, agosto o noviembre de 2018, cuando el Concejo sesiona 30 días seguidos”, recalca.

Agrega que también pudo presentarlo el 5 de diciembre, cuando las sesiones extraordinarias podían ir desde ese día hasta el 31. “Desaprovechó un tiempo valioso, en parte porque -por esos días- Ubaté no tuvo secretario de Hacienda, quien es uno de los que firma, y eso perjudicó su presentación oportuna”, señaló.

Otra de las circunstancias por las que no prosperó el debate fue una recusación presentada por el presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Palogordo, Luis Castro Suavita, minutos antes de llevarse a cabo el primer debate en la Comisión de Presupuesto, el 24 de diciembre.

El comunal, y director de la emisora comunitaria Crecer FM, alegó inhabilidad por parte del concejal, Álvaro Pachón (miembro de la comisión de presupuesto), pues –de acuerdo con Castro Suavita- este había estado involucrado en la entrega de los regalos de navidad en Palogordo junto a la secretaria de Gobierno de Ubaté, Carolina Castro.

Estos hechos fueron controvertidos por la funcionaria, quien respondió que el Concejal Pachón no estuvo incluido en la jornada de la entrega de los regalos. Sin embargo, estos confusos hechos impidieron que se llevara a cabo la sesión y al final se perdió otro día.

Para el concejal Moya, esa recusación se pudo haber evitado si el proyecto hubiese tenido el tiempo suficiente para darle trámite. “Yo no creo que haya influido la recusación, porque si bien es cierto que transtornó el desarrollo del debate, lo cierto es que el proyecto no contaba con el tiempo para estudiarlo, ni siquiera partiendo del punto del 24 de diciembre, más cuando al otro día era festivo”, opinó.

El empréstito de Carlos Santana

El exalcalde de Ubaté, Carlos Santana, quien estuvo al frente de la Administración Municipal de 2012-2015, presentó un proyecto de empréstito por $3.000 millones de pesos que le fue aprobado. El concejal Moya, quien estuvo en el cabildo en ese periodo, indicó que en esa ocasión, Santana presentó el proyecto en el mes de mayo de su segundo año de gobierno (2013). “Hubo todo el tiempo para su estudio y sobretodo que podíamos hacerle control político”, dijo.

La deuda adquirida para entonces se terminó de pagar este año por la administración de Edgar Márquez. Es decir, que el alcalde que llegue para el periodo 2020 – 2023 encontrará un municipio con capacidad de endeudamiento y podrá tomar otras acciones.

REDACCIÓN LA VILLA