El páramo de Guerrero es productivo pero insostenible

0
1653

El páramo es visto como una mina gigantesca de la que se extrae diversos componentes, por ello resulta prioritario no solo su manejo adecuado, sino el de los sistemas sociales y económicos conexos a este.

El ingeniero forestal y magíster en Medio Ambiente y Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), Camilo Ernesto Buitrago Soto, llegó a esta conclusión luego de analizar el cúmulo de energía disponible utilizada para el desarrollo de actividades extractivas y agropecuarias en el páramo. Ese cúmulo, denominado “emergía” o memoria energética, permite la comparación, desde una perspectiva energética, de tales actividades humanas con otros procesos de índole ecosistémico que ocurren en la tierra”. 

Según el análisis, el páramo de Guerrero, visto como un sistema en el que confluyen componentes ecosistémicos y culturales, del que exclusivamente se extraen minerales, productos agropecuarios y agua, es insostenible.

De las tres principales actividades productivas asociadas a este complejo geográfico, solo la explotación del carbón representa réditos considerables en cuanto a la inversión de emergía (debido a que este mineral concentra grandes cantidades de energía de alta calidad). Sin embargo, ese superávit solo se utiliza para realimentar la actividad extractivista, pero no para crear condiciones de sostenibilidad de todo el sistema.

El complejo de páramos está ubicado en el departamento de Cundinamarca y su formación geográfica es compartida por los municipios de Zipaquirá, Cogua, Tausa, Sutatausa y Carmen de Carupa.

Además de la explotación de carbón, la producción agrícola, especialmente de papa, así como la pecuaria, son las que más prevalecen en esos cinco municipios; y en menor medida otras actividades como minería, turismo y recreación.

La emergía se concibe como la energía disponible, usada de manera directa o indirecta para la generación de un bien o un servicio. Entre otros indicadores, permite calcular aquel que relaciona la emergía que la sociedad invierte para adquirir un bien o un servicio y la que se encuentra almacenada en dicho bien o servicio.

Mina de carbón en el Páramo de Guerrero. Foto: ColombiaCien.

Este indicador (relación de rendimiento de emergía) señala que mientras la relación entre la emergía usada en la actividad extractiva del carbón y la porción que se hace disponible en el mineral deja un margen de 27 (gracias a la acumulación de energía solar de alta calidad durante milenios y el relativo poco esfuerzo de obtenerla), en la producción de papa ese margen es de apenas 1,3. En otras palabras, para este tubérculo se recupera solo un poco más de emergía de la que se tuvo que introducir al sistema para producirlo.

(También le puede interesar: Agricultura está acabando con el Páramo de Guerrero)

Para el caso de la actividad ganadera ese índice es de 2,6, lo cual indica que la utilidad de emergía deja márgenes mínimos dentro de la dimensión pecuaria, siendo la actividad lechera menos eficiente que la de la ceba o engorde de ganado para el consumo de carne. “Esto último ocurre esencialmente porque este ganado no tiene el mismo manejo que se ejerce para el ordeño, lo cual implica un rendimiento de emergía superior”, explica el ingeniero forestal.

Los análisis del investigador, centrados en los municipios de Zipaquirá, Cogua y Tausa, fueron recogidos en el libro Sostenibilidad del páramo de Guerrero. Una aproximación desde la emergía, producto de su tesis posgradual en el año 2016.

ingeniero forestal y magíster en Medio Ambiente y Desarrollo de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), Camilo Ernesto Buitrago Soto.

El páramo envía más emergía a su exterior en forma de productos agropecuarios y mineros (resultado de la acumulación de la energía solar, la presente en la lluvia, en los suelos y en los insumos agroquímicos utilizados, principalmente), que la que reciben los campesinos y mineros en forma de dinero por el pago de sus productos.

En todo caso, la mayor acumulación de emergía, considerada como una medida de la riqueza de un sistema (a mayor emergía mayor riqueza), se encuentra en los suelos y ecosistemas del páramo. Tal acumulación es incluso más alta que la que existe en las formaciones geológicas con carbón mineral; por lo anterior, no conviene extraerlo ni tampoco permitir el deterioro del suelo o la deforestación. Si existiese un manejo adecuado de los suelos y los ecosistemas del páramo, se aseguraría un flujo constante de alimentos y agua, concluye el investigador.

El concepto de emergía viene siendo manejado para evaluar la sostenibilidad, principalmente en países como China, Brasil, Noruega, Italia y Estados Unidos.

Con información de la Universidad Nacional.

LAVILLA.COM.CO