7.6 C
Villa de San Diego de Ubaté
sábado, diciembre 10, 2022

Un capturado, heridos y una casa destruida dejó fuerte asonada en Lenguazaque, Cundinamarca

Una familia del municipio de Lenguazaque, en Cundinamarca, denunció haber sido víctima de ataque y agresión en la madrugada del domingo, 16 de octubre.

Lo más leído

La cotidianidad del municipio de Lenguazaque, Cundinamarca, se vio interrumpida en la madrugada del domingo, 16 de octubre, cuando un hecho contra el orden público y la tranquilidad ciudadana terminó con una casa destruida, una persona capturada y varios heridos.

Ciudadanos de nacionalidad venezolana son señalados de ser los responsables de los daños y de protagonizar una riña que terminó en asonada, en hechos que aún tienen consternada a los habitantes de esta población en el marco de un hecho de intolerancia.

¿Qué sucedió? LA VILLA habló con Johana Gómez, docente del municipio de Lenguazaque y propietaria de la vivienda afectada, relató los angustiantes momentos que vivió junto a su familia.

“Ese día en la madrugada, pasada la medianoche, yo me encontraba con mis hijos en mi vivienda (una niña de 12 años y un menor de 8), y a esa hora llegó mi esposo; frente a la casa había una riña de personal venezolano con algunos colombianos, y cuando entró mi esposo los de la riña lanzaron una piedra a la casa. Mi hija salió conmigo a la puerta y les dijo que respetaran, que estábamos durmiendo, entonces ellos lo que hicieron fue insultarla con un vocabulario pesado”, contó.

“Yo llamé a la Policía y la pelea seguía, la Policía escoltó a mi esposo porque ellos creían que estaba en la riña y no fue así, azotaron la casa a piedra, ladrillo, troncos, sacaron las rejillas de las alcantarillas, tumbaron una ventana de la alcoba donde yo me encontraba con mis hijos, ingresaron y recuerdo que, en medio de la angustia, conté a cinco personas venezolanas, yo lo único que hice fue arrodillarme y pedirles que por favor no mataran a mi familia”, narró la docente.

Como pudo, dio aviso a conocidos, familiares y vecinos, y en medio del ataque la angustia creció. “Del miedo, a mi hijo de 8 años me tocó meterlo dentro de la lavadora, y a mi hija de 12 la metimos en una tina para que se pudiera cubrir”.

Agregó que la turba estaba enfurecida. “No sé por qué estaban así, porque somos unas personas de bien, no tenemos ninguna clase de inconvenientes. Mi esposo ha sido una de las personas que le ha dado apoyo a gente venezolana, inclusive algunos son empleados de él. Así como de pronto puede venir venezolanos con buenas intenciones, otros llegan a hacer males”.

«La Policía en ese momento llegó con refuerzos, parte de la comunidad también se hizo presente para darnos apoyo porque nuestro hogar quedó completamente destruido. Lo único que estoy pidiendo es que se haga justicia para que esta gente que está ilegal salga del municipio. Hoy fuimos nosotros, mañana no sabemos quiénes. Es la primera vez en todo lo que he vivido en Lenguazaque que pasa esto”, manifestó.

La docente y su familia exigen justicia en medio de la incertidumbre con la que viven. “Las autoridades del municipio no se han pronunciado. Estamos esperando nuestros dictámenes médicos, tanto el de mi esposo como el mío, porque en el momento que me encontraba protegiendo las ventanas, me golpearon, me jalaron, me provocaron hematomas en el brazo y pierna derecha, y con las piedra que arrojaron para romper los vidrios también me cortaron, entonces estamos esperando el dictamen de Medicina Legal para la incapacidad ante la Fiscalía. Sabemos que hay un detenido, pero fueron muchos los que estuvieron esa noche”, culminó.

¿Qué dice la Policía?

En entrevista con LA VILLA, la comandante del Distrito de Policía de Ubaté, Mayor Astrid Herrera, le contó a este medio que luego de atender el caso, una persona fue detenida y un arma traumática fue incautada.

“En horas de la madrugada se presenta una riña frente a una residencia en el sector de Lenguazaque, barrio Centro. En el lanzamiento de piedras, se ocasiona un daño a un bien inmueble, rompiendo el vidrio de la residencia. Por lo tanto, el propietario de la misma sale a realizar el reclamo pertinente, al ver un grupo grande de personas empiezan a agredir y lanzar continuamente objetos a la residencia en cuestión, que ocasionaron daños considerables en la misma, el propietario sale con un arma traumática y realiza diferentes disparos”, contó la oficial.

(Lea también: Persecución a fleteros en Ubaté terminó con la captura de uno de los delincuentes)

Agregó que el grupo de personas manifestaban que el lesionado fue a causa del uso de esta arma y por lo tanto “empiezan a lanzar elementos contra esta residencia, rompiendo vidrios y tratando de ingresar a la misma”.

“Por información de la ciudadanía, llegan las unidades policiales con el fin de controlar y evitar que sigan afectando la residencia, desarman al propietario de la misma y al llegar el apoyo de más uniformados se retira del lugar al ciudadano que portaba el arma traumática, realizando así mismo su incautación. De igual manera, se realiza la captura de un ciudadano con nacionalidad venezolana por el delito de daño en bien ajeno”.

La Mayor Astrid culminó contando que la persona lesionada fue trasladada al Hospital de Ubaté, y según dictamen médico “la herida que presenta fue causada por objeto contundente, descartando que la lesión haya sido causada por el señor que portaba el arma traumática”.

La comunidad

Tras conocido el caso, la comunidad pidió más presencia de Policía, así como más control por parte de las autoridades. “Lenguazaque parece un barrio de los más precarios de Bogotá, con peleas y tiroteos como si fuera algo normal”, comentó una ciudadana.

Hasta el momento las autoridades del municipales no se han pronunciado y para este martes se tiene convocada una manifestación para exigir respuestas y “justicia”.

- Publicidad -

- Advertisement -

Ponte al día