Milu, los accesorios para niñas que rompen el molde de lo convencional

0
2914
El nombre de su tienda fue inspirado en su hija: MiLu (Mi Luciana). La Villa

La necesidad de encontrar en el mercado local una opción diferente en accesorios para bebés llevó a Ximena Triviño, una joven madre, a crear ‘MiLu’, una iniciativa digital que hoy se consolida como una solución para cientos de mamás que, como ella, quieren romper con los tradicionales accesorios para sus hijas.

“La idea nació cuando mi hija (Luciana) tenía cuatro meses de nacida, porque yo buscaba accesorios para colocarle en la cabeza y no me gustaba lo que encontraba. Eran muy comunes y tradicionales”, dijo Ximena, una joven ubatense “capaz de todo”, como dice ella. A su corta edad cumple con varios roles en su vida cotidiana. Es hija, madre, esposa, estudiante de periodismo, locutora, y emprendedora.

En un pequeño taller adaptado en el segundo piso de su casa, Ximena elabora todos sus diseños. La Villa.

Sin saberlo, y en medio de esa búsqueda, en Bogotá fue ese primer encuentro con lo que sería su inspiración. Finalmente había conseguido ese moño como lo quería: en tela, ancho y grande. “Lo único que no me gustó fue el precio, eran muy costosos, por eso cuando llegamos a Ubaté lo miré, analicé y sabía que yo podía hacer uno de esos”, cuenta.

Balacas, moños, turbantes, pinzas y demás accesorios hacen parte de esa fantasía en la que cada mamá se conecta con su bebé en ese proceso de su primer vestido, su primer baño o sus primeros accesorios.

El nombre de su tienda fue inspirado en su hija: MiLu (Mi Luciana).

Luego de ver esta oportunidad, y con el apoyo de su esposo e inspirada en su hija, Ximena compró cuatro telas de diferentes colores, las cortó a la medida de la cabeza de su hija y empezó a coser a mano. Luego de algunos intentos, el primer diseño estaba listo. “Mi hija llegó a tener más de 50 balacas hechas por mi a mano y cuando yo subía fotos a mis redes sociales me empezaron a preguntar que dónde las había conseguido”, narra.

Los mensajes empezaron a volverse recurrentes en su buzón y de a poco, lo que empezó como una obstinada búsqueda, se convirtió en una oportunidad de negocio. “Me conseguí una máquina (de coser), porque si iba a empezar a vender tenía que hacerlos mucho mejor”.

Armada con su cosedora, agujas, pinzas y creatividad, Ximena dispuso de tiempo diario, en medio de su rutina, en un pequeño taller adaptado en el segundo piso de su casa. Diez escalones la llevan a ese espacio en el que deja volar su imaginación para crear un accesorio insignia para cualquier madre moderna y que completarán el “look” de cualquier pequeña.

Pasó de manejar tres tamaños a cinco y ahora no solo elabora material para las pequeñas, además, tiene una línea para señoritas y señoras y hasta para mujeres en embarazo. “Yo manejo una tabla de medida de acuerdo a la edad, para que les dure. Mi público es muy diverso. En esta temporada de colegio me pidieron mucho para los colores del uniforme para niñas de 5 a 8 años”, dice.

Ximena dice que el apoyo de sus padres, hermanos y esposo, la iniciativa sigue creciendo. La Villa.

Las redes sociales han sido su principal canal de exposición. Este mes su tienda virtual cumple un año y sigue creciendo con su cuenta en Instagram, plataforma en la que ya supera los dos mil seguidores, así como sus clientes en todo el país, quienes la buscan especialmente por la buena calidad de sus productos y la creatividad de sus diseños.

Al visitar su tienda virtual se pueden ver moños, turbantes, balacas de todos los colores y en varios materiales, los cuales pueden adquirirse personalizados al gusto que se prefiera.

Este es uno de las cajas para entregar sus pedidos. La Villa.

Si desea conocer más información de esta iniciativa puede contactarse al teléfono: 3223105352.

REDACCIÓN LA VILLA