Humberto De La Calle, la carta liberal para la defensa del acuerdo de paz

0
667
El ex–vicepresidente afirma que Colombia es una potencia agrícola y cuenta con las tierras necesarias para convertirse en una despensa mundial de alimentos. AFP.

Humberto De La Calle Lombana nació en Manzanares, Caldas, el 14 de julio de 1946. Se graduó del Colegio Mayor de Nuestra Señora, perteneciente a la Arquidiócesis de Manizales. Es abogado de la Universidad de Caldas.

De la Calle es doctor en Derecho especialista en políticas y asuntos públicos, derecho constitucional y administrativo. Como Ministro de Gobierno, actuó a nombre del Gobierno de Colombia en la Asamblea Constitucional que expidió la Constitución de 1991. En calidad de Embajador de Colombia en la OEA, entre el 2001 y 2003, presidió las deliberaciones que condujeron a la aprobación de la Carta Democrática Interamericana en la OEA, documento considerado de valor histórico a los principios democráticos del mundo.

Fue elegido vicepresidente de Colombia, cargo al que renunció en medio del escándalo del Proceso 8000, cuando acusó a Ernesto Samper Pizano de “mafioso” por acusaciones de dineros del narcotráfico en la campaña presidencial. En septiembre de 2012 fue designado por el presidente de la República, Juan Manuel Santos, como Jefe de la Delegación del Gobierno Nacional en los Diálogos de La Habana, proceso que llegó a su término con la firma del llamado acuerdo del Teatro Colón.

También se ha desempeñado como profesor universitario, Magistrado de la Corte Suprema de Justicia, y Embajador en España y en el Reino Unido, Ministro del Interior y Registrador Nacional del Estado Civil.

¿Qué propone?

Humberto De La Calle le declaró la guerra a la minería en los páramos. Es un tema que afecta la región de Ubaté, atravesada por el Páramo de Guerrero. Creará el “Fondo Nacional contra la Minería Ilegal”. Para el candidato la minería ilegal está destruyendo el ambiente y convirtiendo en un paisaje lunar muchas zonas de Colombia. Sin embargo, en su página web declara que: “Colombia tiene la fortuna de contar con minerales y metales preciosos que constituyen una fuente de riqueza innegable. De la mano del Estado, el sector extractivo actuará como catalizador del crecimiento económico y del desarrollo sostenible que beneficiará a todo el país”.

El ex–vicepresidente afirma que Colombia es una potencia agrícola y cuenta con las tierras necesarias para convertirse en una despensa mundial de alimentos. Planea incentivar la creación de asociaciones de pequeños productores que les permita negociar en bloque su producción e invertir en infraestructura rural para estar en estándares de mayor competitividad.

De La Calle también plantea una reforma en el modelo educativo rural, para que los más jóvenes sean formados pertinentemente en conocimientos prácticos que potencialicen sus habilidades para el desarrollo de sus regiones.

En infraestructura el candidato liberal se compromete a invertir los recursos para el cierre de las 4G, pero sobre todo a dedicarse a la construcción de vías terciarias, que impactarían el desempleo juvenil en las zonas más apartadas del país y ayudarían a cumplir los objetivos de la reforma rural firmada en los acuerdos con las FARC, ya que desembotellaría la producción agrícola de las zonas a las que nunca había llegado el Estado por el conflicto armado.

En su gobierno le apostaría a incentivar el transporte multimodal y continuaría recuperando la navegabilidad de los principales ríos de Colombia e invirtiendo en el desarrollo portuario, a través de alianzas con el sector privado.

Para De La Calle lo primero es reconocer que haber superado el conflicto con las Farc es la oportunidad de traer toda la energía y el heroísmo de la fuerza pública para proteger los derechos en las ciudades y en las poblaciones. Pero plantea como segundo, una propuesta social integral con centros de escucha.

Reconoce las muchas experiencias con inversión en vigilancia, cámaras, tecnología, pero también debe hacerse un trabajo en el fondo de las sociedades donde empiezan a originarse estás bandas que son resultado de los cinturones de miseria y la falta de oportunidades en los centros urbanos del país y el mundo.

De La Calle Lombana es avalado por el Partido Liberal, tras vencer al ex–ministro Juan Fernando Cristo en una polémica consulta realizada en septiembre de 2017. Su fórmula vicepresidencial es Clara López Obregón; economista de Harvard, abogada de Los Andes y candidata a doctora en derecho tributario y financiero en la Universidad de Salamanca. Fue ministra de trabajo del segundo gobierno de Juan Manuel Santos y llegó a la alcaldía de Bogotá por encargo, tras la destitución de Samuel Moreno, de quien fue su Secretaria de Gobierno.

Camilo Pedraza Díaz

@capdiaz