Patricia, la ubatense que sufrió accidente de tránsito, recibirá homenaje en Medellín

0
4077

El pasado 7 de septiembre, Claudia Patricia Briceño, de 25 años, salía de la Universidad de Antioquia y se dirigía, en bicicleta, a un laboratorio. Para llegar a él tenía que pedalear por la Avenida Regional de Medellín (Antioquia) y fue en esa vía donde una volqueta pasó sobre ella por descuido del conductor.

Inmediatamente, fue trasladada al Hospital Universitario San Vicente de Paúl, centro asistencial al que llegó gravemente herida y, como pudo, llamó a su hermano Carlos, quien se encontraba en Ubaté, para contarle lo que había pasado y pidiéndole que viajara hasta la capital de Antioquia.

Carlos viajó ese mismo día a Medellín y al llegar al hospital, el pronóstico médico fue desalentador. Los médicos le informaron que Patricia no se salvaría. Tenía la pelvis partida en cinco partes y días después tuvieron que amputarle la pierna izquierda, producto del accidente y de una fuerte infección que la atacaba.

Toda su familia viajó a la espera de un parte médico alentador. Cada día era uno más al que Patricia se aferraba a la vida y luchaba contra las graves lesiones que le dejó el accidente. Había días positivos, en los que los médicos señalaban que estaba evolucionando, como otros en los que afirmaban que la infección estaba de nuevo y tenían que intervenirla.

Los médicos no se explicaban como Patricia seguía viva después de que una volqueta con 22 toneladas le pasara por encima. Pero más podía el amor de unos padres que se aferraban a Dios y unos hermanos que han estado con ella las 24 horas de cada día.

Hoy, Patricia cumple 34 días en el Hospital y, a pesar  del impacto de la situación, continúa con su espíritu alegre y motivador, que la impulsan a seguir adelante.

Patricia se ganó el cariño de muchos por su forma de ser, tanto así que sus amigos de la universidad han organizado un evento para este miércoles, 11 de octubre, en Medellín. La iniciativa pretende, no solo apoyar a Patricia, sino sensibilizar al gobierno y a la ciudadanía sobre la falta de políticas públicas que protejan a quienes montan en bicicleta, no solo por ocio sino como medio de transporte.

Afiche oficial del evento.

“Nadie respeta a quien va en una bicicleta. La norma dice que el ciclista puede desplazarse hasta un metro lejos de la berma y eso no se cumple. Vaya uno a hacer eso y lo pitan desesperadamente o le echan el carro encima”, señala Carlos-hermano mayor de Patricia.

Tanto Carlos como su familia pasan por un momento muy difícil: el estado de salud de Patricia sigue siendo muy delicado. Uno de ellos tuvo que renunciar a su trabajo en Bogotá para dedicarse al cuidado de Patricia, y los demás buscan un lugar, cerca al hospital donde está ella, ya que su estadía allí será larga.

A pesar de la tragedia continúa estudiando

Patricia tiene 25 años y se graduó del Colegio de La Presentación. Siguiendo a su espíritu libre y soñador se presentó a varias universidades públicas del país hasta que logró entrar a la Universidad de Antioquia, claustro en el que cursaba quinto semestre de Antropología.

Su pasión por la carrera sigue intacta y la universidad le ha facilitado que siga estudiando desde el hospital cursando dos materias teóricas, pues asegura que quiere terminar su pregrado y, cuando los medicamentos, el dolor  las intervenciones quirúrgicas se lo permiten, estudia y lee desde el hospital.

Con el tiempo, y deseando que la recuperación sea satisfactoria, Patricia requiere de una silla de ruedas, una prótesis y ayuda para su familia quien está haciendo frente a la situación. Pero más allá de los recursos económicos, ella necesita del apoyo moral que seguramente muchos quienes estudiaron, o han compartido con ella, pueden brindarle a través de visitas o una llamada telefónica. “Cuando la gente va y la visita o la llaman, a ella se le sube mucho el ánimo”, concluye su hermano.

“Hoy fue mi hermana, esperamos que mañana no sea nadie. Tenemos que lograr que respeten a quienes usamos la bicicleta como medio de transporte y que el gobierno tenga una política pública clara al respecto”, agrega.

Este es un capítulo amargo en la vida de Patricia, el cual pone a prueba su espíritu guerrero y luchador, que en su momento se cerrará siempre de la mano de su familia y amigos.

Si quiere ayudar puede hacerlo en la cuenta de ahorros 3547023595-9 de Bancolombia.

Karla Amaya Granada

Redacción La Villa

@karlaandrea38