11.9 C
Villa de San Diego de Ubaté
lunes, abril 12, 2021

Colegio Gimnasio de los Andes: 30 años después

Lo más leído

El Gimnasio de los Andes abrió por primera vez sus puertas el 12 de febrero de 1986 bajo el nombre “EL TRENCITO DE LOS NIÑOS”, fundado por su rectora Ruth Esperanza Rozo Torres, quien se desempeñaba como docente de preescolar, conformado por 45 niños, de maternal a Jardín, y se atendían en dos jornadas: mañana y tarde. Estaba ubicado en la calle 6 Nº 8-145 y funcionó en el garaje de la casa de sus padres: el señor Miguel Rozo y la señora Ruby Torres.

Habiendo sido creada la básica primaria hasta segundo grado en 1988 y teniendo ya todos los grados de preescolar aprobados mediante resolución 22045 de diciembre de 1987, se trasladó, a mediados de 1990, a la sede del “Trencito de los Niños”, en la calle 6 Nº 8-111, barrio San Francisco, para ampliar sus servicios y ofrecer a sus casi 65 estudiantes las bondades del proyecto que desde sus inicios se perfiló como “una propuesta pedagógica novedosa, de excelente nivel académico y trato amoroso para todos los miembros de la comunidad educativa”.

Para el año 1992 se promueve el primer grupo de básica primaria, habiendo sido aprobado dicho nivel mediante resolución Nº 000943 de julio de 1993; con nueve estudiantes, “quienes hoy día son connotados profesionales reconocidos por su liderazgo y emprendimiento”.

Así lo recalca Rozo Torrez, quien además indica que “ellos (los estudiantes) y quienes se promueven hoy día, son fiel testimonio de la huella perecedera de distinción, que deja en el perfil de sus egresados y de todos aquellos quienes hayan sido partícipes de este claustro: andinos de excelencia”.

Corren los años de fines de milenio y los vientos de cambio y mejoramiento tocan a la institución, la cual amplia a dos sedes sus instalaciones. Para el año 1999 se inaugura la segunda sede del colegio en la carrera 6 Nº 8-06, atendiendo así al preescolar en una sede y la primaria en la otra. Tal distribución permitió el crecimiento y fortalecimiento del Gimnasio de los Andes y del Trencito de los Niños, a tal punto que ambas sedes tenían sus cupos completos, hecho que incidió decididamente en la proyección futura del colegio y en la distinción “Policarpa Salavarrieta” concedida por la Asamblea de Cundinamarca a su rectora.

Una vez iniciado el bachillerato, y siendo necesario un espacio adecuado para desarrollarlo, en el año 2004 se inicia la construcción de la sede campestre en la Finca Pedregales de la Vereda Volcán, sector Puente Nariño, a donde trasladaron las instalaciones del colegio, manteniendo aún en el área urbana una de sus sedes.  “Es grato recordar las primeras y obvias incomodidades que la arena, el cemento, la madera, etc, que acompañaron los inicios de esta obra, y que fueron oportunidades de aprendizaje para todos”. Al año siguiente ya se habían trasladado los de preescolar a la sede campestre.

Llega el año 2006 y la constancia, perseverancia y tesón de la comunidad educativa ‘Andina’, hacen que se cree la media vocacional y se inicie con ello el último nivel de la constitución de una institución educativa completa del sector privado como una alternativa innovadora de prestación del servicio educativo. La resolución Nº 006809 de octubre 30 de 2008 otorga la aprobación de estudios a este nivel, consolidando así una trayectoria de muchos años y esfuerzos conjuntos de directivas, estudiantes, docentes y padres de familia, graduando así su primera promoción de bachilleres.

Su rectora acentúa que “durante este tiempo la institución ha enfocado su Proyecto Educativo Institucional (PEI) a la formación de líderes emprendedores, convirtiendo los ejes de producción de la región en ejes de conocimiento dentro del colegio, logrando que los estudiantes aporten a la elaboración de productos con materiales reciclables, al cultivo de huerta, elaboración de productos lácteos, cárnicos y los cuidados de los animalitos como pollos y conejos, todo esto complementado con  asignaturas como Gestión Empresarial, Contabilidad, Ética empresarial y Proyecto de vida, integrando el aprendizaje con proyectos propios como Apoyo Pedagógico (PAP), Jornada Adicional (JAO), Proyecto Despertar de Conciencia Plena (PCP), Proyecto de inclusión escolar que atiende Necesidades Especiales en el Aula y por supuesto fortaleciendo el nivel de Inglés que tanto nos ha destacado en la provincia”, narra.

En el presente año se consolidan treinta años de ardua labor, educando a niños y jóvenes que ya suman nueve promociones de bachilleres, “enfocándonos especialmente en la formación personal de la mano con la formación académica que nos ha mantenido en nivel alto en las Pruebas De Estado, consolidando así el trabajo, la dedicación y el amor por la labor educativa.  Cada día nos preocupamos por generar consciencia a través del cuidado del planeta y del ser, logrando cumplir con nuestro principal valor: la excelencia.  Porque ser andino es un orgullo”, concluye Rozo Torres.

LAVILLA.COM.CO

Ponte al día