Gustavo Petro, el candidato presidencial que busca una ‘Colombia Humana’

0
1541
Se declara como enemigo de la fracturación hidráulica, que ha sido prohibida en varios países de Europa y que son la modalidad con la que Estados Unidos. Foto: Página web del candidato.

En 1977 se hizo militante de la guerrilla del M-19. Allí se autodenominó como “Aureliano”, en honor al Coronel Aureliano Buendia, célebre personaje del libro 100 años de soledad. Ya siendo concejal de Zipaquirá, en 1984, hizo pública su condición de guerrillero en un acto político y paso a la clandestinidad.

Además de ser concejal, Petro fue miembro de la constituyente, tras la firma de la paz con su agrupación guerrillera, Representante a la Cámara por el departamento, agregado cultural en Brúcelas (Bélgica) durante el exilio por amenazas contra su vida. De regreso al país regreso a la Cámara pero por Bogotá y en 2006 ocupó por primera vez un escaño en el Senado.

Es recordado como el principal y más serio opositor de Álvaro Uribe. Sus debates de control político hicieron importantes denuncias que trascendieron a investigaciones y condenas, dentro de las que se destacan los falsos positivos y la parapolítica que destapó los nexos de decenas de congresistas con grupos paramilitares.

En 2011 ganó las elecciones a la alcaldía de Bogotá y durante su administración se creó la Secretaria Distrital de la Mujer, los centros para el control natal y la atención de abortos en los casos permitidos por la ley. También fundó los polémicos CAMAD, que prestaba atención médica y odontológica a drogodependientes y habitantes de calle.

Estableció como política pública la ampliación del mínimo vital de agua potable consistente en seis metros cúbicos para las viviendas de menores estratos. Como alcalde, Petro prometió la construcción de 70 mil viviendas, principalmente para víctimas del conflicto, de las cuales no logró construir ni 3.000.

¿Qué propone Gustavo Petro?

Para el aspirante presidencial de la Colombia Humana, su candidatura propone 10 ejes, dentro de las que se destacan medidas económicas que afectarían actividades como la minería en la provincia de Ubaté. Para Petro el carbón que se extrae es destinado a la exportación y los ingresos fiscales que ella genera no tienen ninguna proporcionalidad respecto a sus efectos sociales y ambientales. Por eso establece que los contratos de extracción de carbón no serán renovados, ni se permitirán intervenciones que afecten el acceso al agua y la seguridad alimentaria de las comunidades que residen en las zonas mineras.

Se declara como enemigo de la fracturación hidráulica, que ha sido prohibida en varios países de Europa y que son la modalidad con la que Estados Unidos ha aumentado su explotación petrolera, por la que se han afectado tanto los precios internacionales.

Petro asegura que no se expropiarán empresas, ni negocios, ni viviendas ni tierra productiva, pero establece como objetivo prioritario que progresivamente ingresen a la producción de alimentos y a la agricultura campesina alrededor de tres millones de hectáreas que hoy están destinadas a ganadería extensiva o no tienen uso alguno.

El ex-alcalde de Bogotá propone la creación del impuesto predial rural, con tarifas crecientes en función del área de los terrenos, de las condiciones de producción y de la relación entre la aptitud y el uso del suelo.

Para infraestructura, Petro promete que tendrá prioridad la infraestructura vial, especialmente vías terciarias que constituyen más del 60% de la malla nacional; la infraestructura educativa; la de salud, el agua potable y el saneamiento básico y el desarrollo de una infraestructura eléctrica ligada a energías limpias.

En seguridad, el candidato insiste en que lo principal es romper las mafias del consumo y distribución de droga desde la juventud. Por eso propone el acceso universal gratuito a la universidad, porque según él, los jóvenes que se dedican a la delincuencia lo hacen por falta de oportunidades.

Asegura que se pasará de “Ser Pilo Paga” a “Ser Joven da derechos” y se crearán más universidades regionales y un millón de nuevos cupos en educación técnica y superior, a la que se podrá acceder desde los grados décimo y once en los colegios.

Gustavo Petro Urrego es avalado por la Coalición Petro Presidente, integrada por su movimiento político: “Colombia Humana” y el Movimiento Alternativo Indígena Social “MAIS”.

Su fórmula vicepresidencial es la psicóloga con maestría en política social; Ángela María Robledo. Quien fue decana de la facultad de psicología de la Universidad Javeriana y quien se desempeñó entre 2010 y 2018 como Representante a la Cámara del Partido Verde, cargo al que aspiró por invitación de Antanas Mockus, de quien se alejó para ubicarse en la izquierda radical, desde donde se ha caracterizado por su defensa a las mujeres y activista de derechos humanos.

Camilo Pedraza Díaz

@capdiaz