Casa Nieto: toda una experiencia gastronómica

0
4654

Como un museo. Así se puede definir a Casa Nieto, un centro comercial y empresarial que evoca a historia y mantiene un diseño típico de la región en el valle de Ubaté.

En esta casa, que hace más de 50 años adquirió don Luis Alfredo Nieto Castiblanco junto con su esposa, Ana Inés Pajarito, crecieron sus seis hijos: Nidia, Fernando, Edgar, Clara, Martha y Stella, quienes hoy son los responsables de mantener intacto el recuerdo de sus progenitores bajo un exitoso concepto empresarial.

Aquí funciona una fabrica de helados artesanales: ‘D’ Latte’,-franquicia italiana- donde lo único nacional en su preparación es la leche, que no tienen nada qué envidiarle a las grandes marcas. Esta heladería está bajo la responsabilidad de Edgar, quien, además, abrió un espacio exclusivo para que cada persona deguste sus sabores en un espacio abierto y con buena vista.

Los espacios de la heladería mantienen la tradicional forma, originaría de su diseño. La Villa.
Aquí funciona una fabrica de helados artesanales: ‘D’ Latte’,-franquicia italina- donde lo único nacional en su preparación es la leche típica de la región. La Villa.

Asimismo, funciona una de las pizzerías -tipo italiano- con aspectos nacionales con mayor reconocimiento: Santa Isabella, la cual está bajo la responsabilidad de Martha, que incluyó en los espacios un diseño iluminado, manteniendo el concepto histórico que los caracteriza. Tiene un secreto en el sabor de cada receta incluida en una variada carta.

La Pizzería Santa Isabella cuenta con dos puntos en Ubaté: una en Casa Nieto y otro en la Kra 8 con calle 9, además de una sucursal en Cajicá. La Villa.

La Cocina del Abuelo, bajo la responsabilidad de Stella, es otra experiencia en el ramillete de Casa Nieto. Otro de los restaurantes que entregan una experiencia gastronómica tan colombiana como francesa, presentando una cuidada carta basada en la calidad del producto y la cocina tradicional, en donde se destacan los crepes, como las carnes nacionales.

La Cocina del Abuelo lleva este nombre ne honor a don Luis Alfredo Nieto, quién inspiró a Stella a además incluir en su carta los crepes, plato favorito de don ‘Alfredito’. La Villa.

Esta antigua casa de campo acoge -a pocos pasos de la Basílica Menor del Santo Cristo de Ubaté- un espacio que ha conseguido transmitir de forma impecable el aire rústico y campestre, la vuelta a lo sencillo, al ‘menos es más’, a lo auténtico.

Este lugar ha sido creado y diseñado con la intención de regresar al origen, una casa familiar de veraneo en la que se celebran largas comidas y reuniones de amigos. Una casa donde corren los niños con la seguridad de un hogar.

La casa original era de una familia originaria de Ubaté, que con el paso de los años había perdido su estructura inicial y, con ello, el encanto que tenía. Fue entonces cuando se decidió volver al estado principal y abrir grandes ventanales y aportar estructuras que dotaban al espacio de un encanto muy especial.

Esta antigua casa de campo acoge un espacio que ha conseguido transmitir de forma impecable el aire rústico y campestre, la vuelta a lo sencillo, al ‘menos es más’, a lo auténtico. La Villa.

 

Todo el mobiliario es típico: lamas de madera, colores muy neutros (tonos azules grisáceos o beiges) para crear un lugar lleno de sensaciones para disfrutarlo a cualquier hora del día.

Como en cualquier hogar, acostumbrada a recibir gente, las veladas se alargan hasta la noche, que lo traslada hasta sentir la sensación que se está como en casa.

En Casa Nieto, sus propietarios han querido incluir este espacio a través de una terraza cubierta para poder disfrutar de los espacios acompañados de un café, el cual está bajo la responsabilidad de Fernando.

Un negocio familiar

Casa Nieto, con más de 50 años de tradición, nació con el objetivo de defender la calidad de las materias primas y la cocina bien elaborada. Siempre guiados por el recuerdo de don ‘Alfredito’ y doña ‘Anesita’.

Es un negocio familiar, dirigido y gestionado por la familia Nieto, quienes han sabido cuidar cada detalle de sus establecimientos y del proceso de cocina para representar propuestas gastronómicas muy demandadas en la región.

Un culto al buen gusto, a materias primas de alta calidad en cuyas mesas se fraguan amistades, negocios y buenos momentos, en la permanente búsqueda entre la gastronomía de más alta calidad con espacios que invitan a vivir grandes experiencias.

REDACCIÓN LA VILLA