11.2 C
Villa de San Diego de Ubaté
miércoles, junio 29, 2022

Polémica por el regreso de las corridas de toros a Ubaté y Carmen de Carupa

El regreso de las corridas de toros a Ubaté y Carmen de Carupa, abrió la discusión entre quienes las tildan como una tortura y espectáculo de muerte, y los que las defienden como una expresión de cultura y tradición.

Lo más leído

“Vuelven los toros a Ubaté”, “Toros a muerte en Carmen de Carupa”. Así se lee en varios estados en redes sociales los afiches que promocionan las corridas de toros que se llevarán a cabo en el mes de julio en estos municipios durante la temporada de festividades que se acercan. 

Los anuncios abrieron el debate al recibir el rechazo de muchas personas que van contra de estos eventos que, de acuerdo con ellos, “atentan contra la vida de los toros” en un “entorno bochinchero y atroz”. 

“El colmo que en Ubaté y Carmen de Carupa se sigan promoviendo este tipo de actos miserables que atentan contra la vida de los animales”, se lee en los comentarios. 

Al respecto, el alcalde de Ubaté, Jaime Torres, se refirió al tema indicando que como abogado debe entender que las minorías no pueden ser atropelladas por las mayorías. “La pregunta es ¿En Colombia están prohibidas las corridas de toros? Acaban de hundir el proyecto de ley en el Congreso”, precisó el mandatario. 

“Yo como alcalde no puedo prohibir lo que no está prohibido. La ley es clara y las minorías hoy han presentado una solicitud. La alcaldía del municipio de Ubaté no pone un peso, no paga ningún torero, ni los toros, ni la plaza, absolutamente nada, es un evento netamente privado y particular. Yo no estoy violentando la ley y van a ver toros el próximo domingo 31 de julio”, sentenció Torres. 

Para el caso de Carmen de Carupa, el evento se anuncia como un “espectáculo taurino musical con toros a muerte” y con “cuadrilla completa de picadores y banderilleros” en el que invita la Administración Municipal y la Junta de Ferias y Fiestas. En ambas corridas de toros, se cobrará entrada a niños y adultos. 

Polémica por el regreso de las corridas de toros a Ubaté y Carmen de Carupa. La Villa

Proyecto de ley 

Sobre el proyecto de ley que pretendía prohibir las corridas de toros en Colombia se hundió la semana pasada en el Congreso por falta de tiempo en su discusión, tras alcanzar sólo dos de los cuatro debates necesarios para convertirse en ley de la República. 

La iniciativa, de autoría del congresista liberal Juan Carlos Losada, logró estos dos primeros debates en la Cámara de Representantes, pero no los del Senado. La fecha límite era el 20 de junio y no se logró, pues para el jueves 16 junio, el Senado de la República no abrió los espacios para discutir esta ley. 

Como ya ocurrió en otras oportunidades, la iniciativa se hundió por tiempos. Tras conocida la noticia, el congresista Losada anunció que insistirá en la presentación nuevamente el próximo 20 de julio, cuando sesione el nuevo Congreso de la República.  

“Desgraciadamente nuestro proyecto de prohibición de las corridas de toros se hundió por tiempos en el Senado de la República donde no le dieron debate a esta importantísima iniciativa”, precisó Lozada, quien señaló que el ‘lobby’ taurino en el Congreso es “muy fuerte” y eso ha impedido que este tipo de iniciativas avancen a buen término. 

A las voces de rechazo se han sumado varios líderes a nivel nacional. Sobre el tema, la concejal de Armenia de la Alianza Verde, Stefany Gómez, anunció que ante el hundimiento del proyecto de ley que prohíbe las corridas de toros en Colombia, sus promotores se comprometen a seguir trabajando para volverlo a presentar en la próxima legislatura, con la esperanza de tener más congresistas que lo impulsarán por el aumento de la bancada del Pacto Histórico. 

“No es la primera vez que el Congreso le pone trabas a esta iniciativa, que hace muchísimos años se viene tratando de discutir, de debatir y de que sea aprobado para que se prohíban estas practicas en el país”, mencionó Gómez. 

“Insistiremos, porque esto ha demostrado que ya no hace parte de nuestra cultura en diferentes ciudades del país; también ha demostrado que pone en riesgo, no solamente la vida de los toros, sino la de los caballos también como el de las personas que participan. Continuaremos procurando que se discuta esta ley y que Colombia, finalmente, sea un territorio libre de tortura”, culminó. 

A la fecha, tanto la corrida de toros en Ubaté como la de Carmen de Carupa siguen en pie en un entorno de rechazo, entre quienes las tildan como una tortura y espectáculo de muerte, y los que las defienden como una expresión de cultura y tradición.  

Jorge Suárez Celis

REDACCIÓN LA VILLA

- Publicidad -

- Advertisement -

Ponte al día