Carlos, el deportista paralímpico de Susa que busca ayuda para el Open Mundial de Canadá

0
1572
El boccia busca fomentar el deporte para mejorar la autonomía y calidad de vida de las personas con discapacidad. Archivo particular.

Nació en Susa (Cundinamarca) hace 31 años y desde su primer día de vida Carlos Tinjacá fue diagnosticado con distrofia muscular, una enfermedad que consiste en la debilidad muscular.

Estudió su primaria en el colegio Tisquesusa de este municipio del valle de Ubaté y a los 14 años él y su familia decidieron trasladarse a Bogotá. “Por cuestiones de salud y de facilidades médicas nos trasladamos con mi mamá, quien es cabeza de hogar. Yo estoy en silla de ruedas y tengo otra hermana que también está en la misma condición”, cuenta Carlos.

Gracias a la recomendación de un amigo, hace siete años Carlos conoció la boccia, un deporte paralímpico diseñado para personas con diversidad funcional, que le cambió la vida, pues gracias a este juego descubrió su talento.

El juego de la boccia consiste en acercar lo máximo posible las bolas rojas o azules a la blanca, se lanza las bolas rojas o azules hasta que una queda más cerca de la blanca que las de la parte contraria. El partido consta de 4 parciales en individuales y parejas, y 6 en equipos.

Ya ha sido campeón nacional dos veces y campeón en parejas cuatro veces. Logros que lo llevaron a formar parte de la selección Colombia de este deporte.

El boccia busca fomentar el deporte para mejorar la autonomía y calidad de vida de las personas con discapacidad.

En agosto de 2018 Carlos asistió al mundial de Boccia en Londres, en donde no tuvo buena suerte. Para agosto de ese mismo año tuvo una revancha en Argentina y obtuvo doble medalla de oro coronándose como campeón sudamericano, triunfo que le otorgó cupo a los ParaPanamericanos de Lima, Perú, que se llevarán a cabo en agosto próximo.

Antes de viajar a la capital peruana, Carlos tiene otra cita: el Open Mundial de Boccia que se desarrollará en Montreal, Canadá, del 28 de abril al 4 de mayo de 2019, campeonato en el que representará a Colombia. “Es un encuentro preparatorio para ir a la próxima Copa Intercontinental en Sao Paulo a pelear un cupo a los juegos paralímpicos de Tokio”, explica.

Es un deportista de alto rendimiento y por ello le dedica cuatro días de entrenamiento por semana con una intensidad horaria de ocho horas al día.

Tiene como meta representar a Colombia en los juegos paralímpicos de Tokio 2020, pero antes tiene un intenso calendario que cumplir. Gran parte de sus desplazamientos los ha tenido que costear el mismo Carlos, por eso pide apoyo para poder seguir adelante y cumplir su sueño. “A mi me apoya el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) en Bogotá, pero no me alcanza para cubrir todos mis gastos”, señala.

La boccia es uno de los deportes adaptados que más adeptos tiene.

Por su diagnóstico, Carlos necesita de un auxiliar que lo ayuda en la practica de su deporte, razón por la que aumentan los gastos de desplazamientos.

Si usted desea apoyar a Carlos y conocerlo más, puede contactarse con él al teléfono celular 320-3721751.

REDACCIÓN LA VILLA