11.8 C
Villa de San Diego de Ubaté
domingo, septiembre 19, 2021

“Es necesario y justo que retomemos con mano firme la seguridad en Ubaté”: Cely

Lo más leído

Con la renovación de la mesa directiva del Concejo Municipal de Ubaté, el 2017 llega con cambios en la mesa directiva del cabildo en cabeza del Médico Veterinario, Luis Fernando Cely Martínez.

Este ubatense de 51 años, es especialista en Patología clínica veterinaria del Instituto Superior de Ciencias Agropecuarias (ISCA), en la Habana, Cuba; educación Ambiental y Servicio a la Comunidad, de la Universidad de Cundinamarca (UDEC); Biotecnología Reproductiva, de la Universidad de Córdoba, en Argentina y Gestión Pública, de la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP).

En 2016, se estrenó como Concejal siendo ponente del proyecto de Plan de Desarrollo Ubaté Activa, Presidente de la Comisión Segunda de Plan y Desarrollo y miembro de la Comisión Accidental de Medio Ambiental entre los concejos de Ubaté y Carmen de Carupa.

Cely, habló con LA VILLA de su ejercicio como Concejal, el Plan Básico de Ordenamiento Territorial, el Parque Ricaurte, la seguridad, el espacio público y de los retos que le esperan como Presidente del legislativo municipal en 2017.

Luego de su primer como Concejal de Ubaté, ¿qué balance hace de su ejercicio en el cabildo?

Cuando uno se hace elegir por primera vez son muchas las expectativas personales y colectivas. Por supuesto que una vez nos posesionamos e iniciamos en el mes de enero las sesiones ordinarias, observamos el ejercicio de los antiguos Concejales respetando su experiencia. No puedo negar que he estado muy juicio en el tema estudiando todos los proyectos de acuerdo que la administración Municipal presentó y me queda la satisfacción de que soy el presidente de la Comisión Segunda de Plan y sobre mis hombros recayó la responsabilidad de manejar uno de los debates más importantes que se dio en el 2016 como lo fue la modificación al plan parcial básico de Ubaté frente al tema del lote de La Holanda y La Fortuna y como resultado del mismo se habilitó un terreno para vivienda.

Se ha hablado que Ubaté requiere con urgencia una actualización del Plan Básico de Ordenamiento Territorial (POT), ¿qué cree al respecto?

Es muy importante para cualquier municipio y Ubaté está en mora de aprobar el POT que se debió dar en la anterior administración, ya fueron ellos los que empezaron la consultoría y los estudios para darle trámite. Por razones conocidas se paralizó este proceso y se aplazó el mismo; entonces le corresponde a la administración del alcalde, Edgar Márquez, continuar con el proceso para darle trámite y estamos esperando que sea presentado a más tardar en el mes de mayo. Corresponde a la nueva mesa directiva iniciar el estudio para poderlo aprobar. Tiene el Concejo Municipal, por ley, tres meses para el debate del mismo y nosotros estamos atentos, interesados y preocupados por que llegue rápidamente este proceso a instancias del concejo y sacar adelante la columna vertebral que dirige y maneja a un municipio.

Usted mencionó que por razones conocidas en la anterior administración no se aprobó el POT, ¿cuáles son?

Tengo entendido que se contrató una consultoría que no era de la región y esa firma cometió muchos errores, entre los más conocidos y significativos fue el ambiental que fue rechazado por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) y se devolvió para ser ajustado y se suspendió el contrato con dicha consultoría y se paró el proceso, pero esta administración retoma y reanuda la contratación y estamos esperando que se termine y se den los ajustes del caso.

El tema de las Casetas Turísticas ha sido uno de los temas de mayor impacto en Ubaté y los mismos arrendatarios presentaron algunas quejas por el valor de los arriendos, ¿cómo presidente de la corporación cómo percibe este tema?

Este era un proceso esperado por toda la ciudadanía, que luego de la remodelación se pusiera en funcionamiento las famosas Casetas turísticas tan reconocidas por su gastronomía en el país. Yo me atrevo a pensar cuáles son las circunstancias. La economía del país se ha venido a menos al igual que en nuestro municipio y la región tan golpeado por el factor climático que ha enfrentado serios inconvenientes y que ha disminuido la capacidad de consumo de los ubetenses y este sector gastronómico no ha sido ajeno a esta situación que ha hecho que algunos arrendatarios manifiesten que están trabajando a perdida. La administración es conocedora de esta situación y pienso que tiene que hacer una restructuración para solucionar y mejorar esta realidad.

El personero de Ubaté, Daniel Sánchez, indicó que faltó un estudio serio de mercado para establecer el valor de los arriendos en el Parque Ricaurte, ¿comparte la opinión del defensor público?

Uno debe escuchar todas las fuentes. Cuando yo tuve la oportunidad, en su momento, de hablar con las personas que habían trabajado y que tenían la experiencia les decía que el canon de arrendamiento iba a ser de millón quinientos, que qué pensaban, algunos respondían que era alto pero no imposible, pero no podemos desconocer que ingresaron personas nuevas que no tienen esa experiencia en este tipo de actividad económica como lo es la gastronomía turística. Esas personas se están viendo afectadas seriamente y le hago un llamado a la administración para que se reconsidere los canos de arrendamiento basado en las situaciones ya explicadas.

El espacio público, la seguridad y los sitios de rockolas y bares son aspectos de sensibilidad en la población, ¿cree usted que hace falta mayores esfuerzos en estos temas?

Sí, aquí lo hemos hablado y recalcado. Cada vez que invitamos a los funcionarios, sobretodo al secretario de Gobierno, hacemos énfasis en estos temas de la seguridad. No es ajeno y no podemos tapar el sol con un dedo en que en nuestro municipio de ha venido afectando seriamente la seguridad y que generalmente se da por aquellos muchachos que no están en edad escolarizada y que por falta de oportunidades de empleo y de estudio han desviado su camino y han caído en redes de micro tráfico que los obliga a delinquir. Eso es lo que está generando en nuestro municipio esa sensación de inseguridad. Nosotros le hemos hecho un llamado de atención a la administración municipal, la secretaría de Gobierno, a la policía, para que retomemos con mano firme la seguridad, es necesario y justo y Ubaté lo requiere y necesita. Nosotros los ciudadanos de bien requerimos vivir en un municipio donde podamos estar tranquilos y realizar nuestras actividades sin ningún temor por ya no podemos siquiera transitar tranquilos en una bicicleta.

¿Y con el espacio público, rockolas y bares?

El espacio público de Ubaté está acabado, y no solo con el tema de las rockolas y los bares. Yo tengo que decirlo y aquí si voy a ser un llamado de atención a la administración en el sentido que nuestro espacio público se nos está perdiendo en el municipio. Si miramos, por cualquier calle o carrera en la que transitemos no existe espacio público, y sucede por el afán de expacción de nuestras actividades económicas en algunos sectores tan sensibles como el en el parque principal donde funcionan algunas cafeterías y bares que han decidido de manera propia expandir su negocio hacía los andenes. Pero, ¿a qué se debe esto? A la cultura ciudadana. Nos mas por mencionar la movilidad en Ubaté, un tema sensible. Yo recuerdo que en campaña me puse a analizar qué pasaba con la movilidad en el municipio y descubrí que vienen vehículos de otros municipios y parquean en cualquier bahía, se desplazan a Bogotá a hacer sus diligencias y ese vehículo dura parqueado todo el día, eso ha disminuido la capacidad de oferta en materia de estacionamientos, ahora nuestras calles se convirtieron en zona de parqueo y no existen parqueaderos porque no tenemos un POT que lo determine.

En términos generales, denos su opinión de la actual administración municipal de Ubaté.

Yo si tengo que reconocer de esta administración, y de su alcalde, que es un hombre honesto, y cuando hablo de honestidad lo hago en todos los sentidos, eso me da tranquilidad. Obviamente hay falencias, inconvenientes y problemas, todos ellos sumados a la inexperiencia que se tiene, pero no por ello creo que a futuro no se vaya a mejorar, por lo contrario, ya se tuvo un año de ejercicio y de adquirir conocimiento y en espera para que en este segundo año de mandato, todos esos errores se puedan corregir, direccionar y se le pueda dar a Ubaté lo que reclama y necesita: agilidad, desarrollo, emprendimiento, en cabeza de la administración, y por supuesto que nosotros los concejales estamos necesitados y ávidos de que se proceso se de para que todos en conjunto podamos jalonar un desarrollo que tanto necesita un municipio.

¿Cómo espera terminar y ser recordado en un año cuando entregue la presidencia del Concejo Municipal?

Tengo un sueño. Ahora no podemos ser individualistas y deseo que podamos unir a los 10 concejos municipales de la provincia de Ubaté. Me voy a poner, desde ya, a hacer el ejercicio de articulación con las demás mesas directivas para que entre todos armemos un bloque de desarrollo de provincia y podamos llegarle al gobierno departamental y nacional con proyectos de envergadura, con macro proyectos, que le den el reconocimiento a nuestra provincia, que posicione a nuestros municipios en los mejores estándares. Ojalá se logre y nos confederemos. Lo otro, quiero firmar convenios con algunas instituciones de educación superior para que se les rinda capacitación a nosotros los concejales en variados temas.

Jorge Suárez Celis

REDACCIÓN LA VILLA

Ponte al día