18.6 C
Villa de San Diego de Ubaté
domingo, julio 3, 2022

«Ni perros salvajes, ni felinos, porque no se los comen, sólo toma la sangre”: comunidad

Lo más leído

Huellas de animal grande por los  mismos senderos en que pastorean vacas y oveja, que posteriormente aparecen muertas y ‘destripadas’, encendieron el misterio que tiene entre el miedo y la desesperación a los campesinos de la provincia de Ubaté, quienes no saben a ciencia cierta de cuál es la especie que les está matando a sus animales.

Y es que este hecho ya ha pasado de castaño a oscuro por el creciente aumento de ‘víctimas’, especialmente en los municipios de Tausa, Sutatausa, Cucunubá y Susa.

Diana Rodríguez, quien tiene terneros y vacas en su finca en Tausa, indicó que “al cabrito lo mató instantáneamente y a los terneros también, porque se les trepó por la parte de la nuca y el estómago y les hizo un orificio, y a los otros tres terneros los dejó heridos”.

Los campesinos y ganaderos llevan más de dos meses padeciendo por este raro animal que sigue al ataque. Según varios afectados, el atacante tiene mucha fuerza “porque arrastra más de 200 metros” a varias de sus víctimas.

Mientras los ataques persisten, por las veredas circulan todo tipo de rumores, y hasta la gente teme por su vida. “Dentro del sector donde nosotros habitamos, desde las siete de la noche ya se ve que nadie sale (de sus casas) puesto que está corriendo peligro”, indicó el líder campesino, Elías Gómez.

El veterinario de la zona, Mauricio Torres, quién realizo la necroxia de los animales atacados, dio su propia versión: “Solamente se ven las heridas, pero no se lo come completament. Simplemente ataca la parte del cuello, que es el lugar más recurrente”.

Imágenes de una cámara se seguridad en el municipio de Tausa, registraron lo que parece ser una manada de perros salvajes, video que está siendo analizado. Sin embargo, los campesinos insisten que la especie es otra. “Ni perros, ni felinos, porque si fuera un felino, se lo comería, pero sólo se toma la sangre”, expresó con preocupación,  Jairo Sarmiento, afectado del municipio de Cucunubá.

En todo un mito se ha convertido esta cadena de ataques que hasta hoy ya suman alrededor de 100 casos desde el primero registrado en el mes de febrero en Susa.

Según la CAR se trata de perros salvajes que se movilizan por la cordillera que conectan a todos estos municipios y llama a no cazar a esta especie. “Nosotros vamos a disponer, con la policía de carabineros y nuestras unidades de rescate animal, un operativo para tratar de identificar la manada”, expresó Néstor Franco, director general de esta corporación.

Por ahora el misterio sigue, al igual que la especie que cada vez es menos bienvenida con las veredas de la provincia de Ubaté.

REDACCIÓN LA VILLA

- Publicidad -

- Advertisement -

Ponte al día