‘Fusión de hospitales’ en Cundinamarca: voces a favor y en contra. ¿De qué se trata?

 ‘Fusión de hospitales’ en Cundinamarca: voces a favor y en contra. ¿De qué se trata?

La Asamblea de Cundinamarca emitió una ordenanza que tiene como objeto la reorganización de la red pública de salud en el departamento. La Villa

Digiqole ad

El pasado 31 de marzo, recién iniciado el confinamiento nacional por el coronavirus, la Asamblea de Cundinamarca emitió la ordenanza 07 de 2020 que tiene como objeto “la reorganización y modernización de la red pública de prestadores del servicio de salud del departamento”, propuesta que no cayó muy bien en algunos sectores de los municipios del departamento ya que consideran que es una pérdida de independencia, recursos y centralización.

Para dar a conocer esta ordenanza, el secretario de Salud de Cundinamarca, Gilberto Álvarez, realizó una serie de visitas por las diferentes zonas del departamento socializando esta propuesta. El jueves 17 de diciembre llegó al municipio de Ubaté en donde se llevó a cabo una mesa de trabajo con los diferentes alcaldes de la región, sus secretarios de salud, personeros municipales, gerentes de hospitales y puestos de salud, en donde cada municipio tuvo su tiempo para expresar sus dudas y puntos de vista.

La ordenanza

Fue firmada por el gobernador Nicolás García el último día de marzo. De acuerdo con dicho documento, la “reorganización y modernización” se dará “conformando redes integradas e integrales de Prestadores de Servicio de Salud como componente del Modelo de Atención Integral Territorial (MAITE)”. La ordenanza pretende que los hospitales, centros de salud y demás entidades que prestan este servicio en los 116 municipios del departamento se agrupen en 14 “Regiones de Salud” estableciendo la denominación y los municipios que conformará cada una de ellas.  Para el caso de la provincia de Ubaté, la red se llamará “Región de Salud Nororiente”, comprendiendo los municipios de Carmen de Carupa, Cucunubá, Fúquene, Guachetá, Lenguazaque, Simijaca, Susa, Sutatausa, Tausa y Ubaté.

Por otra parte, el artículo cuarto establece dos tipos de redes que tendrá esta reorganización: la primera son las “redes funcionales”, aquellas Empresas Sociales del Estado consideradas individualmente y sus sedes dependientes “que sin fusionarse actuarán de manera coordinada con la red para la prestación eficiente de los servicios de salud”.

 

La segunda, son las “redes fusionadas”, que son las constituidas por la fusión de dos o más ESE, y sus sedes dependientes, que “se constituyen en una ESE Regional para optimizar la prestación de servicios de salud y lograr eficiencia en la atención”. La ordenanza también establece cuál municipio será la cabecera de la “región de salud” y qué hospitales y centros de salud la integrarán.

Preocupaciones

Dentro de las alertas que se han emitido en la región por parte de algún sector de ciudadanos se centra en la “falta de concertación con la comunidad, la perdida de independencia, la centralización y el silencio de algunos alcaldes de la provincia frente a lo que ellos llaman un “asalto a la salud”. Ante esto, dentro del departamento ya se ha creado un grupo organizado de ciudadanos, una veeduría que pretende convocar a una consulta popular para que se ponga en consideración del pueblo esta ordenanza.

En la provincia de Ubaté la mayor parte de las preocupaciones vienen de Guachetá y Carmen de Carupa, municipios que actualmente cuentan con hospitales, dos de los tres que hay en los 10 municipios.

Helver Cristancho, presidente del concejo de Guachetá, sostiene que le preocupa que a futuro les pase lo mismo que sucede en Susa, en donde el personero de ese municipio denunció deficiencias recientemente. “Me preocupa la falta de concertación y la centralización de los servicios de salud”, sostiene.

La imagen puede contener: planta, árbol, cielo, nube, exterior y naturaleza, texto que dice "LaVilla M Villa"
Hospital El Salvador de Ubaté. La Villa

Además, argumenta que para Guachetá “lo ideal” sería no perder independencia del Hospital San José y vincularse a través de las redes funcionales, pero, de acuerdo con Cristancho, el Secretario de Salud del departamento no se mostró partidario de la idea.

El 15 de abril, dos semanas después de la publicación de la ordenanza, el concejo de Guachetá, actuando en nombre propio y en representación de los 14 mil habitantes, solicitó al gobernador Nicolás García, que su hospital no fuese fusionado en la “reorganización del sector salud del departamento”, basados en el contexto económico, la distribución territorial, los beneficios de la independencia del ESE Hospital San José, entre otros argumentos.

En Carmen de Carupa la situación no es diferente. Rosa Rodríguez, lideresa del municipio, se refirió a la ordenanza como “autoritaria, impuesta, donde ni siquiera fueron escuchados ni los usuarios, ni las organizaciones hospitalarias”. Sostiene que una reforma como estas necesita ser discutida con todos los actores, “no impuesta a la fuerza” por la Asamblea departamental y el Gobernador.

También, considera que para Carmen de Carupa “va a ser una perdida” ya que tiene uno de los hospitales mejor dotados de la provincia y es un patrimonio del municipio. “Se está poniendo en riesgo un derecho fundamental de los carupanos.”, agrega que, por la lejanía de algunas zonas dentro de estos municipios, la atención de urgencias tardaría más de dos horas hasta que lleguen a Ubaté.

Hospital Habacuc Calderón, Carmen de Carupa. Archivo particular.
Hospital Habacuc Calderón, Carmen de Carupa. Archivo particular.

Por su parte, el alcalde Carmen de Carupa, Giovanny Murcia, comparte la preocupación, ya que afirma que tanto los predios, como la infraestructura donde el hospital pertenece a una fundación privada, lo que llama “legado”, indicando que es una donación de Habacuc Calderón hace 70 años y la cual quedó en escritura y estatutos. “Nos preocupa qué pueda pasar con esta reorganización. Queremos que sean claros con la junta directiva, el concejo municipal, las Juntas de Acción Comunal y la comunidad, para que todos logremos entender los alcances de esta reorganización y de lo que viene”, culminó Murcia.

Por el mismo orden, el alcalde de Guachetá, Jeffer Siatoba, le extendió la invitación a secretario de Salud de Cundinamarca, Gilberto Álvarez, para que visite este municipio, el Hospital San José, para que conozca las instalaciones y los servicios.

Aixa Cifuentes, gerente del Hospital de Ubaté, piensa que esta determinación es algo favorable porque “va a permitir trabajar en red, que los 10 municipios se unifiquen y puedan encontrar mayor cobertura y oportunidad en la prestación del servicio”. También sostiene que evitará que las familias y acompañantes de los pacientes tengan gastos elevados de dinero en el traslado a otras provincias o zonas del departamento. Sin embargo, para ella “es claro que hay que fortalecer el portafolio de servicios haciendo un cronograma de apertura a corto, mediano y largo plazo”, dentro de los que se encuentra el fortalecimiento de cuidados intermedios, cardiología, gastroenterología, ortopedia, la adecuación de cuatro salas de cirugía, entre otros.

Por ahora, la discusión sigue abierta en lo que ya parece un hecho. Municipios como Ubaté y Fúquene se mostraron a favor de la iniciativa, indicando que la unificación traería beneficios por el incremento de servicios en todas las sedes. Tausa, de otro lado, solicitó ser unida a la red de Zipaquirá, argumentando que un gran porcentaje de su población rural tiene mas cercanía con este municipio.

Juan Diego López – Jorge Suárez

REDACCIÓN LA VILLA

Otras noticias