Laura, la ubatense que conquistó la ‘capital mundial de la música’

Esta talentosa ubatense recibió el título de primera embajadora cultural de Ubaté.

Debes Leer

Nueva víctima fatal tras accidente de tránsito en la vía Ubaté – Sutatausa

Como Gina Marcela Barreiro fue identificada la mujer que perdió la vida en accidente de tránsito ocurrido en la...

Últimos días del Gran Circo Extremo en Ubaté

Más de 30 artistas en escena y 15 atracciones, protagonizan un gran show de talla internacional. Al interior de...

Nueva jornada de esterilización canina y felina en Ubaté

El próximo sábado, 29 de febrero, se realizará una nueva jornada masiva de esterilización canina y felina, a cargo...

Hablamos con Laura Valbuena, una ubatense que estudia en la universidad de música más prestigiosa del mundo. En su paso por el municipio nos contó sobre su experiencia en Viena.

El 23 de febrero de 2012 Laura Valbuena Santana viajó a Berna, capital de Suiza, a hacer un intercambio internacional por medio del programa AFS. En ese entonces, su objetivo era aprender alemán mientras asistía al colegio. Aunque ya había recibido su título como bachiller en 2011 del Colegio La Presentación, quiso tener una inmersión completa con la cultura, los espacios, la familia que la recibió y la gente de esta ciudad. Paralelo a ello, asistió una vez por semana al conservatorio de Berna para tomar clases de clarinete.

En octubre de ese año, Laura viajó a Austria de vacaciones. Una vez en Viena, capital de este país y ciudad conocida internacionalmente por el prestigio de sus escuelas de música, aprovechó para presentarse a un conservatorio con la idea de obtener el papel de aprobación que le ayudaría para después tramitar la visa y regresar. Como si el destino ya supiera su camino, lo logró.

Al terminar sus vacaciones, regresó a Suiza y continuó con su rutina. Para enero de 2013 completó su año en el programa y retornó a Colombia.

Laura cuenta que una vez aterrizó en el país tenía claro que no iba a estudiar aquí. “Yo sabía que me quería devolver a estudiar música en Viena, por eso entré a una academia en Bogotá a estudiar alemán para que no se me olvidara el idioma e hice todos los papeles para el regreso”, cuenta. Estuvo nueve meses en Colombia hasta que el 12 de septiembre de 2013 subió de nuevo a un avión que la llevaría a su destino: la capital mundial de la música.

El amor por la música

El primer instrumento que conoció fue el violín, cuando tenía 4 años, y tuvo la influencia de su mamá: Claudia, quien tiene como hobby tocar guitarra y arpa. “Mis padres me llevaron a la ‘Casa de la Cultura’ de Ubaté y con el profesor Jairo Rozo empecé una formación musical desde niña; tal cual a las clases que existen todavía. Entonces me llamó la atención este cuento y, desde entonces, no he parado de hacer música”, señala Laura.

Recuerda que cuando cumplió los nueve años un tío le obsequió un saxofón, instrumento que casi no utilizó porque no tenía profesor. “Lo tenía casi de adorno, a veces lo llevaba al colegio y a las misas, pero no más”. Tiempo más tarde también le regalaron un clarinete.

Aunque ya ha pasado mucho tiempo, sabe que su paso por la Casa de la Cultura y la cercanía con estos dos instrumentos de viento, influyeron para sembrarle la semillita de lo que hoy ya es su proyecto de vida.

Viena

En septiembre, de este año, completa ya siete años estudiando y viviendo en Viena, una ciudad en la que la música y la cultura casi se puede respirar en el aire. Al llegar empezó a estudiar clarinete en un conservatorio privado. A los dos años, es decir en 2015, ingresó a la Universidad de Música y Arte Dramático de Viena, en la que hoy está.

Laura actualmente cursa noveno semestre de Saxofón Jazz y Músicas Populares y cuarto semestre de Clarinete Clásico. El otro año empieza a hacer la maestría en Saxofón. Es decir que estudia dos carreras. Como ella misma dice: le faltan “dos veranos” para terminar todos sus estudios; aunque, si decide estudiar la maestría en clarinete, serían otros dos años más.

“En este momento le dedico más tiempo al saxo, pero siento que el clarinete me hace especial en Viena. hay muchos que lo tocan pero no en esa combinación de saxo latino y clarinete clásico jazz”.

Explica que contrario a lo que se cree, la carrera de música es enfatizada en una sola cosa. “Estudiar música no significa aprender varios instrumentos y saber de todo. Aquí en Colombia las carreras de música, por lo menos en la Javeriana, se llama: música con énfasis en lo que elijas, mientras que en allá (Viena) la carrera se llama directamente como el instrumento”.

Su día a día

Como reloj suizo, se levanta a las 5:50 de la mañana de lunes a viernes. Sale al gimnasio, regresa a casa, prepara su desayuno y almuerzo, este último lo empaca en su ‘coca’ para llevar, porque, de acuerdo con Laura, allá todo es muy costoso. Sale a las 7:30 de la mañana y toma la línea 1 roja del ‘Wiener Linien’, el metro de Viena, para media hora más tarde llegar a la Universidad.

En el Alma Mater transcurre su vida, pues allí asiste a sus clases, y entre los huecos de su horario académico, aprovecha para practicar sus instrumentos en salones y espacios adaptados para tal fin.

Tiene dos alumnos: un boliviano y una austriaca, a los que les dicta clases privadas de saxofón los días miércoles. “Mis alumnos son principiantes que les interesa el tema”. Sus días terminan generalmente sobre las 10 de la noche.

Participa en varios grupos: ‘Dúo Entre Nos’, ‘Cuarteto de Jazz’, banda ‘Shimmy Two Times, ‘Orquesta La Sonora’, ‘Orquesta Iberoamericana de Viena’ y otras agrupaciones en las que participa cuando es llamada. Todo le genera ingresos y vive de estas actividades de hace tres años. “Digamos que ya puedo decir que vivo de la música”, dice.

Cada fin de semana tiene algo que hacer: eventos privados, públicos, bares y cuanta tarima o escenario es llamada.

En el ámbito de la música tropical admira al cantante dominicano, Juan Luis Guerra, y uno de sus sueños más grandes, en esa área, es tocar al lado de él.

Reconocimiento

Su experiencia y recorrido en esta ciudad ya le permite gozar con cierto reconocimiento, tanto así que en octubre de 2018, fue llamada por el Juan Diego Flórez, un tenor lírico ligero peruano, considerado uno de los mejores del panorama actual, quien lleva radicado en Viena desde hace dos años. “Sacó un álbum con música latinoamericana y necesitaban un clarinetista y me llamaron a mí. Tocamos en la Casa de Conciertos de Viena que es muy reconocida y tuve la posibilidad de participar en ese concierto”, narra emocionada.

En uno de los videos que subió este tenor a su cuenta de Instagram, se escucha la interpretación de “La pollera colorá”, una de las canciones más emblemáticas de Colombia.

Dúo Entre Nos

Los febreros de cada año se volvieron una oportunidad para regresar a Colombia a demostrar lo aprendido. Es por eso que, junto con su novio, Juan Felipe Pulido, un pianista paisa que conoció en Viena, crearon el ‘Dúo Entre Nos’, con el objetivo de presentarse en conciertos organizados en Ubaté, Bogotá y Medellín. “Venir a Colombia es un reto musical. Nos exigimos mucho con el repertorio que elegimos”, dice Laura.

Imagen

Con Juan comparten el mismo gusto por la música, la ciudad y los sueños, es por eso que emprendieron este proyecto musical, que como cuenta ella, los recarga de energía para empezar un nuevo año. “Nos gusta estar en la escena, compartir con la gente de mi pueblo, Bogotá y Juan con la de su ciudad. En mi caso muchas personas saben de mi recorrido y es como a venir a mostrar qué pasó con ese proceso, venir a devolver lo que me han dado”, dice.

Agrega que el contacto con su tierra natal es vital para su proceso, compartir nuevamente con sus padres y probar la comida colombiana. “Es importante para la cabeza, el corazón para todo, porque es una recarga de energía muy grande. En diciembre ya se nos nota que nos hace falta Colombia”.

Imagen
“Gracias Ubaté por confiarme el título de primera embajadora de cultura de nuestro municipio. Seguiré siendo un canal para la gestión cultural y musical entre mi Ubaté y el mundo”.

Al preguntarle si piensa volver a radicarse en Colombia, su respuesta es que sí, pero que no cree sea pronto. “Tenemos (con su novio) la ilusión que una vez finalicemos nuestro estudio, ir mirando qué países en Europa nos abren las puertas. Nos gustaría ir a tocar a New york, por ejemplo, que es la capital del Jazz, mirar a ver cómo está la cosa. Nos llama la atención Barcelona, Berlín, que son ciudades un poco más grandes. Viena nos encanta, pero nos gustaría probar a ver dónde está la vida”, dice. “Lo que nos cuesta es que en Viena ya tenemos proyectos y nos llaman mucho, ya tenemos una base y volver a empezar de nuevo, no es una decisión fácil”.

Esta talentosa ubatense recibió el título de primera embajadora cultural de Ubaté y en los próximos días regresará a Viena para continuar con su música, el saxo, el clarinete y el jazz.


Jorge Suárez Celis

REDACCIÓN LA VILLA

Últimas Noticias

Últimos días del Gran Circo Extremo en Ubaté

Más de 30 artistas en escena y 15 atracciones, protagonizan un gran show de talla internacional. Al interior de su carpa acróbatas, bailarines y...

Articulos Relacionados