9.5 C
Villa de San Diego de Ubaté
domingo, marzo 29, 2020

Jícara, la chucula que mezcla lo ancestral, artesanal y la innovación

Chucula Jícara hace parte del programa de Negocios Verdes que lidera la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR).

Debes Leer

Con caldos gratis en tiendas Altoque, Terpel apoya a los transportadores en carretera

La organización Telpel anunció en las últimas horas que invita a todos los transportadores a visitar sus tiendas Altoque...

“Si no se quieren casos en Ubaté, deben ayudarnos estando en sus casas”: Torres

En las últimas horas se conoció un nuevo informe del Ministerio de Salud en el que indica que Colombia...

Por aislamiento preventivo, Alcaldía de Sutatausa pide a empresas mineras limitar sus operaciones

La administración Municipal de Sutatausa delegó a la Inspección de Policía para realizar el control y poner en conocimiento...
- Publicidad -

El aroma inconfundible del cacao o chocolate inunda a la familia Cubillos Rojas, quienes gracias a su pasión por consumir una taza caliente de chocolate, decidieron revolcar entre los saberes culinarios de sus antepasados y así revivir la tradicional chucula, esa que poco a poco y con mucha paciencia, perseverancia y dedicación, le dio vida a Jícara, una marca que lentamente, pero con paso firme se consolida como una empresa familiar que busca producir un producto de calidad y firmemente saludable.

Al comienzo empezaron a utilizar harinas que conseguían en el mercado, pero el sabor, la consistencia y los efectos no eran lo que esperaban. Después de muchos intentos se logró la composición perfecta de la chucula Jícara, una preparación completamente artesanal que inicia con la selección de los granos, la tostada, molienda, moldeo, empaque y comercialización, todo en una cadena de producción perfecta.

Imagen

Después de conseguir el balance especial, se consolidó la idea como una empresa familiar, en la que todos han decidido involucrarse. Carlos Cubillos, de la mano de su esposa Lucelly Rojas y sus cuatros hijos, hacen parte desde diferente áreas de la microempresa: una abogada encargada de consolidar el proyecto internacional para exportar a futuro, una hija música quien desde el arte se encarga del diseño de empaques y otros integrantes de la familia quienes comercializan y fortalecen desde los sistemas, el comercio y el posicionamiento de marca.

Entre investigaciones y recopilando la información oral en los encuentros sociales, se decía “Tomemos una Jícara  de cacao”, que es totumo partido por la mitad donde antiguamente se consumía el chocolate, de allí nació el nombre de la empresa.

Imagen

Además de la dulzura, el olor, la textura y el agradable sabor de la chucula Jícara, esta delicada combinación de productos naturales poseen el equilibrio perfecto para evitar alteraciones en el sistema digestivo, una afirmación que fue comprobada por la misma familia, después que algún integrante lograra consumir nuevamente el cacao sin generar afectaciones al colon, todo debido a la precisión en la mezcla de los granos.

“En la búsqueda del emprendimiento y de dar solución a nuestra nutrición, nos dimos cuenta que esta chucula fue aceptada y poco a poco el mismo mercado nos abrió posibilidades de innovación, además de la presentación de la bolita de 30 gramos tradicional, la pulverizada con y sin azúcar y los snacks con arándanos y maní”; dijo Carlos Cubillos, líder de la empresa Jícara que está empeñada en rescatar la cultura indígena donde se usaba el cacao como base principal de la alimentación humana y así coadyuvar a la seguridad alimentaria.

Chucula Jícara hace parte del programa de Negocios Verdes que lidera la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), y ahora ha decido aportarle a la responsabilidad social por medio de la promoción y el mejoramiento ambiental, con el vivero familiar del árbol Siete Cueros o Granado, en el cual además de germinar las plántulas, hacen la reutilización de bolsas y otros elementos propios de los residuos sólidos.

Imagen

Sin embargo desde la empresa familiar, que combina sabores, saberes y trabajo ambiental también promueven la responsabilidad civil con la economía de comunión buscando el rescate de la siembra y uso del maíz morado, un ingrediente infaltable y rico en antioxidantes, por eso desde ya diseñan planes para conseguir la certificación e incentivar la producción de ese maíz en la provincia del Valle de Ubaté.

La familia Cubillos Rojas, sin duda busca conquistar mercados locales, para posicionarse en la región, para fortalecer la empresa, conquistar mercados en capitales y exportar con el apoyo institucional de la CAR, la Gobernación de Cundinamarca, el Ministerio de Comercio a través del programa iNNpulsa, así que si usted se encuentra con una chucula, tómese sin temor un Jícara de cacao.

Con la información de la CAR


Encuéntrenos en redes sociales FacebookTwitter e Instagram para conectarse con todas las noticias, historias e imágenes.

- Publicidad -

Últimas Noticias

Con caldos gratis en tiendas Altoque, Terpel apoya a los transportadores en carretera

La organización Telpel anunció en las últimas horas que invita a todos los transportadores a visitar sus tiendas Altoque...

“Si no se quieren casos en Ubaté, deben ayudarnos estando en sus casas”: Torres

En las últimas horas se conoció un nuevo informe del Ministerio de Salud en el que indica que Colombia llegó a las 491 personas...

Por aislamiento preventivo, Alcaldía de Sutatausa pide a empresas mineras limitar sus operaciones

La administración Municipal de Sutatausa delegó a la Inspección de Policía para realizar el control y poner en conocimiento de las empresas mineras de...

En Boyacá se confirma el primer caso de COVID-19

Se trata de una mujer de 57 años de edad en el municipio de Santana, Boyacá. La Secretaría de Salud de Boyacá confirma el primer...

En cuarentena puede separar su reciclaje y llamar para que la recojan

La Empresa de Servicios Públicos de Ubaté (Emservilla) informó que gracias al trabajo que viene desarrollando las asociaciones de reciclaje en Ubaté, se podrá...

Articulos Relacionados