Convocan a una velatón en Chiquinquirá para este domingo 20 de enero

 Convocan a una velatón en Chiquinquirá para este domingo 20 de enero

Para el próximo 20 de enero se está convocando una velatón en Chiquinquirá.

Digiqole ad

Bajo el título: “¡Un acto de amor por Chiquinquirá!”, se realizó la invitación a todos los ciudadanos de la la capital de la provincia de occidente del departamento de Boyacá, que busca “derrumbar paradigmas y construyan puentes que los acerquen” para recuperar el arraigo y sentido de pertenencia a pesar de las dificultades por las que atraviesa este municipio.

Esta es la nota ciudadana completa:

La Chiquinquirá que muchos recordamos era una ciudad de multitudinarias romerías que honraban con profunda devoción a la Reina y Patrona de Colombia, era la ciudad de los pianos (se dice que en cada casa había uno), el tiple y la guitarra, era cuna de escritores y escultores, era la tierra de la guabina, era la casa de paso del tren y el autoferro.

Esa ciudad, que antes era motivo de orgullo y desarrollo, pareciera estar en un callejón sin salida (o al menos eso es lo que nos están haciendo creer): no hay agua potable decente, no hay fuentes de empleo para tanta demanda, hay un estancamiento en el progreso del pueblo, no hay oportunidades para que los jóvenes se queden a trabajar y aporten a su desarrollo, hay corrupción y mermelada como para untarle al pan todos los días.

Y esto nos ha hecho olvidar lo hermosa que es la ciudad, sus encantos, su gente con berraquera y echada pa’lante y lo importante que somos todos al ser parte de esta gran familia chiquinquireña.

La ciudad que amamos no es, ni por equivocación, aquella que apareció varias semanas atrás en fotos en redes sociales como resultado de un concierto televisado, ni mucho menos es la ciudad que quedó después de las verbenas decembrinas y la ausencia de las vísperas tan acostumbradas cada 25 de diciembre. Y aunque es cierto que estos hechos, tan circunstanciales, convirtieron a la ciudad Mariana de Colombia en sinónimo de orines, basura acumulada entre calle y calle, polarización y tedio, pesimismo y desesperanza, un lugar que “produce tristeza”, como lo afirma David Sáenz en una reciente nota ciudadana, Chiquinquirá es mucho más grande y noble de lo que está padeciendo en la actualidad.

 

Esta señora ciudad es sinónimo de un profundo arraigo espiritual, de tradición, de progreso, sinónimo de cultura, educación, deporte, emprendimiento, de ser un lugar donde todavía existen personas de buen corazón, de ser una tierra donde se encuentran maravillosos paisajes aún por explorar, de ser un libro abierto con historias por contar y de tener cientos de héroes anónimos con valiosos talentos aún por compartir.

La ciudad que amamos es aquella que un día nos vio nacer, nos vio crecer, nos llevó a la escuela, nos prestó sus calles para que jugáramos y corriéramos con los amigos, la que les abrió las puertas a muchas personas que llegaron en busca de mejores oportunidades y los acogió como sus hijos, la que nos da el pan de cada día y nos brinda un techo para protegernos del frío, la que nos invita a soñar y nos pide a gritos que no la abandonemos, y la que, muy seguramente, nos recibirá al final de nuestro viaje por esta tierra.

No importa si estamos en redes sociales, en la oficina, en la calle, en un bus camino al trabajo, postrado en la cama por alguna dolencia o si estamos ordeñando las vacas en la finca, hoy es el momento de hacer un alto en el camino y preguntarnos: ¿esta es la ciudad que nos merecemos?

Chiquinquirá nos está invitando a hacer un pacto de amor y de fe por nuestra ciudad: a que la saquemos de la oscuridad en que se encuentra, a que seamos felices con ella y nos sintamos orgullosos de lo que somos y de lo que tenemos, a que nos reinventemos como chiquinquireños y la reinventemos como ciudad.

Por tal motivo, los invitamos para que hagamos parte de una Velatón por #LaChiquinquiráQueAmamos y, por un instante, compartamos nuestras historias de vida y nos contagiemos de un espíritu positivo, para que derrumbemos paradigmas y construyamos puentes que nos acerquen y no nos dividan más.

Que este sea un acto de amor de aquellos que creen y confían firmemente en que la fe mueve montañas.

Por: Alexander Pinzón Flórez

Fecha: Domingo 20 de enero

Lugar: Plaza de la Libertad, Chiquinquirá

Hora: 6:00 p.m.

LAVILLA.COM.CO

Otras noticias