9.2 C
Villa de San Diego de Ubaté
miércoles, diciembre 2, 2020
- Publicidad -

La Feria del Libro puede ser su biblioteca

Debes leer

Casas nuevas: la navidad diferente para tres familias campesinas en Lenguazaque

Desde la Personería de Lenguazaque se impulsa el proyecto denominado “Por una navidad distinta” en el que busca, a través de la colaboración de...

Wilfran, el niño de Carmen de Carupa que se transporta en una bicicleta en rines que conmovió a todo un país

Con tan solo 9 años, Wilfran se movilizaba en una pequeña bicicleta sin llantas y con la que pedaleaba en solo los rines por...

Los 116 municipios de Cundinamarca le dicen no a la pólvora en época decembrina

El Gobernador de Cundinamarca, Nicolás García Bustos, agradeció a los alcaldes de los 116 municipios del departamento que decidieron unirse a la medida de...

La Fundación Funfecho y su trabajo con niños y madres gestantes en Ubaté, Fúquene y Sutatausa

La Fundación para el Fomento y la Educación en el Chocó (Funfecho), entidad sin ánimo de lucro, administra, gestiona y ejecuta programas y proyectos...

Cuando Bestia le regaló a Bella una biblioteca, la estupefacción de la agraciada joven estaba bien motivada: qué biblioteca más grande, con tantos libros, dispuesta solo para ella. Conozco a algunos amigos para quienes nunca habrá un regalo más deseado que este, aunque date de siglos pasados.

Y es que, en la ficción como en la realidad, una biblioteca representa la historia que traspasa fronteras y perdura en el tiempo. Quizá cambie de forma, pero su esencia es la misma. Me gusta pensar en mi pequeña biblioteca: una reducida representación del mundo y una gran historia de lo que me define, un espacio vivos y muy experiencial.

Por ello me agradan las bibliotecas rodantes y las itinerantes, las bibliotecas ambulantes que son muchos ancianos, o ciertos profesores. También me gustan las bibliotecas grandes y los espacios que en general reúnen libros, que son otras formas de biblioteca. Y en la Feria del Libro de Bogotá encuentro una dinámica manera de ver los libros, al tiempo que una gigantesca biblioteca que abre sus puertas al público cada año, para que cada quien lleve a casa los títulos que más le gusten y que serán su propia biblioteca en algún rincón.

Así como las grandes bibliotecas han dado lugar a parte de la historia de las civilizaciones y han resguardado una memoria que ha hecho Humanidad, las pequeñas y hogareñas nos recuerdan lo que nos define en aspectos ínfimos e íntimos, que a su vez construyen los rincones de la sociedad. Cada quien conoce lo que ofrece su biblioteca, porque es un retrato de su vida misma, pero ¿cada quien sabe lo que han dado las grandes bibliotecas?

En la Antigüedad

En Ugarit, por ejemplo, una imponente ciudad de lo que hoy es Siria, crucial para las grandes civilizaciones del Cercano Oriente, había un palacio que resguardaba dos librerías privadas, una de las primeras bibliotecas del mundo, desde el año 1.200 antes de Cristo. Su esplendor estaba en tablillas escritas en alfabeto cuneiforme; manuscritos en acadio, sumerio, hurrita y chipriota, y pergaminos en escritura jeroglífica del luvita y el egipcio.

Asurbanipal, del siglo VII antes de Cristo, era una imponente biblioteca incrustada en un palacio ubicado en Nínive (hoy cercana a Mosul, en Irak). Los poemas de Gilgamesh, celebrados en todo el mundo por ser la obra narrativa más antigua de la Humanidad, fueron recuperados de esta biblioteca.

Qué decir de la Gran Biblioteca de Alejandría, del siglo III antes de Cristo, la más grande del mundo antiguo, que albergó 900.000 manuscritos cuando menos y 2´200.000 en su máximo esplendor. Tal es la importancia de esta biblioteca para el mundo que en el 2002 se inauguró en la misma ciudad la Biblioteca Alejandrina, una rememoración de la original.

También en el siglo III antes de Cristo, en Pérgamo (en la actual Turquía), la biblioteca homónima fue la segunda más importante después de Alejandría. Allí se resguardaron los manuscritos de Aristóteles, y gran parte de la colección que contuvo fue llevada a la de Alejandría cuando Pérgamo fue saqueada en épocas de disputas políticas ocaso de la ciudad.

La Villa de los Papiros es quizá una de las más importantes bibliotecas descubiertas de la Antigüedad porque es la única sobreviviente de su época. Contenía al menos 1.800 rollos, muchos de los cuales se conocen hoy gracias a que fueron carbonizados cuando la biblioteca fue sepultada por la erupción del monte Vesubio.

La Casa de la Sabiduría fue otra gran biblioteca del mundo. Estuvo en Bagdad, Irak, y su riqueza está en que como institución representó el mayor centro intelectual de la edad de oro del Islam: el movimiento de la traducción. Contempló textos persas, indios y griegos, traducidos allí al árabe. Eran de todas las áreas de conocimiento y de los más grandes pensadores de la Antigüedad.

¿Qué puede ofrecer su hogareña biblioteca?

Entre la variopinta oferta de la Feria del Libro, que incluye centenares de libros, géneros y autores, usted tiene la posibilidad de explorar tantos mundos como le sea posible. Sin embargo, hay tres nombres que le pueden sonar, presentados por la feria misma como autores destacados.

¿Qué tal John Banville? El destacado irlandés ha sido premiado en varias ocasiones desde el 2005 y también ha escrito bajo el seudónimo Benjamin Black. Tres de sus obras destacadas son El intocable, Los infinitos y Trilogía Cleave. Tal vez quiera leerlo también en The New York Review of Books, del cual es colaborador.

Philippe Claudel es otro que puede acompañarlo. Francés de la segunda mitad del siglo pasado, tiene un libro que no se baja de las listas de los libros más vendidos desde que fue publicado por primera vez, en 2005: La nieta del señor Linh. Quizá de él pueda interesarle su faceta de profesor con niños en situación de discapacidad y con personas recluidas en prisión.

Sahar Delijani es un claro ejemplo de talento. Es iraní y su libro A la sombra del árbol violeta es el primero publicado en español de la teheraní. Su historia profesional está empapada por su historia personal: antes de su nacimiento, los padres de Delijani eran activistas políticos en contra del régimen islámico. Fueron apresados mientras esperaban a su primera hija, quien nación en prisión.

Écheles un vistazo a estos tres nombres; si busca más, cuéntenos, porque en La Villa le queremos presentar a muchos más.

Juan Carlos Molano Carrillo

Especial para La Villa

- Publicidad -

Últimos articulos

Casas nuevas: la navidad diferente para tres familias campesinas en Lenguazaque

Desde la Personería de Lenguazaque se impulsa el proyecto denominado “Por una navidad distinta” en el que busca, a través de la colaboración de...

Colegio Cooperativo San Francisco de Asís de Ubaté y un 2020 desde la virtualidad

Tras un 2020 desde la virtualidad, debido a la pandemia por el coronavirus, el Colegio Cooperativo San Francisco de Asís se adaptó al nuevo...

Wilfran, el niño de Carmen de Carupa que se transporta en una bicicleta en rines que conmovió a todo un país

Con tan solo 9 años, Wilfran se movilizaba en una pequeña bicicleta sin llantas y con la que pedaleaba en solo los rines por...

Los 116 municipios de Cundinamarca le dicen no a la pólvora en época decembrina

El Gobernador de Cundinamarca, Nicolás García Bustos, agradeció a los alcaldes de los 116 municipios del departamento que decidieron unirse a la medida de...

La Fundación Funfecho y su trabajo con niños y madres gestantes en Ubaté, Fúquene y Sutatausa

La Fundación para el Fomento y la Educación en el Chocó (Funfecho), entidad sin ánimo de lucro, administra, gestiona y ejecuta programas y proyectos...