SuperTransporte suspende a seis Secretarías de Tránsito en Cundinamarca

Las sedes suspendidas por la Supertransporte se encuentran en los municipios de La Calera, Zipaquirá, Villeta, Cáqueza, El Rosal y Chocontá

0
1675
La entidad investigó y sancionó violaciones normativas que, presuntamente, habrían propiciado conductas administrativas irregulares y fraudulentas. Supertransporte.

La Superintendencia de Puertos y Transporte suspendió a seis secretarías de tránsito de Cundinamarca, luego de comprobar irregularidades que afectan el proceso de certificación de los cursos que se deben realizar, para que los infractores viales tengan derecho a un descuento en sus multas.

Esta autoridad reportó que los organismos regionales sancionados fueron La Calera, Zipaquirá, Villeta, Cáqueza, El Rosal y Chocontá; las cuales no podrán operar por seis meses sus Centros Integrales de Atención (CIA).

El superintendente Javier Jaramillo indicó que estas sedes estaban incumpliendo con algunos requisitos obligatorios, tales como no tener instalaciones adecuadas para realizar pruebas de alcoholemia; no contar con sistema de identificación biométrica en las aulas que funcionaban como CIA, ni cumplir con los procesos de identificación de los asistentes a los cursos: violaciones que facilitan los fraudes y las suplantaciones en los cursos”.

“Las visitas de inspección permitieron evidenciar que algunas de estas sedes tampoco cargaron oportunamente al Registro Único Nacional de Tránsito (Runt) la relación de certificados de meses anteriores, con lo cual se dejaron de validar correctamente estos documentos para garantizar que no fueran expedidos de forma irregular”, dijo el funcionario.

La SuperTransporte agregó además, que las autoridades departamentales de Transporte que asumen la responsabilidad de prestar el servicio administrativo de Tránsito en municipios que no lo tienen, deben ejercer un estricto control sobre todos los trámites que allí se realizan, con el fin de garantizar el cumplimiento de las normas y no permitir que se presenten irregularidades que perjudiquen el buen funcionamiento del Tránsito y del Transporte en los municipios.

Otro hallazgo de la entidad tiene que ver con la tercerización indebida de las funciones administrativas y operativas que como CIA le correspondía asumir exclusivamente a la Secretaría de Transporte y Movilidad de Cundinamarca, ya que la Ley 1702 de 2013 impide que los Organismos de Apoyo al Tránsito, faciliten a terceros los documentos, equipos o implementos destinados al servicio o permitir el uso a aquellos de su razón social a terceros, esto para evitar que empresas no habilitadas por el Ministerio de Transporte incurran en conductas ilegales que afecten indirectamente la calidad del servicio en estos centros.

Esta entidad aclaró que esta sanción no afecta los demás trámites, diferentes a los cursos sobre normas de tránsito.

LAVILLA.COM.CO