El cierre de una vía que paralizó la explotación de gravilla durante cuatro días

0
1782
Variante ubicada en el predio privado Altamira. La Villa.
- PUBLICIDAD -

Debido al cierre del único paso vial, el pasado domingo 19 de noviembre sobre las 05:00 de la tarde, que permite el tránsito de las volquetas de las gravilleras desde Carmen de Carupa hacía Ubaté, se produjo un cese de la actividad de extracción minera en consecuencia que las volquetas no cuentan con permiso de transitar por le casco urbano o vías veredales, lo que generó tensión en este municipio.

Esta es la vía de acceso al municipio de Carmen de Carupa que fue cerrada. La Villa.

La conocida ‘variante’ fue cerrada por los propietarios del predio Altamira, terreno por donde pasa esta vía, obedeciendo una orden judicial en respuesta a demanda interpuesta a la Inversiones Colco, -la empresa más grande de explotación de gravilla, hoy llamada Agregados Bennú-, por incumplir las condiciones de una promesa de venta firmada en el año 2006.

La parálisis de la explotación del mineral generó malestar entre los empleados de la compañía de gravilla, quienes en la mañana del miércoles, 22 de noviembre, bloquearon los accesos al municipio de Carmen de Carupa, alegando derecho al trabajo y apertura de una vía para poder transitar.

Trabajadores de las gravilleras bloqueando la vía de acceso a Carmen de Carupa. Archivo particular.

Esta obstrucción vial obligó la intervención de las autoridades municipales para servir como mediadores en un “conflicto entre particulares”, como lo denominó el Personero Municipal, Mauricio Rodríguez, para llegar a un acuerdo y volver a abrir la ‘variante’.

El fallo

Carlos Rodríguez, uno de los propietarios del terreno Altamira y demandante, indicó que no le cumplieron a su mamá y a él con lo que en su momento le prometieron con la promesa de venta de una franja de la finca, ya que la compañía de extracción minera cambió el rumbo del trazo, como el ancho de 7 metros que se iba a utilizar. “Existen partes con más de 15 metros”, expresó Rodríguez.

Iniciado el proceso judicial y presentada las pruebas, el juez municipal de Carmen de Carupa les dio la razón a los demandantes resolviendo la promesa de compraventa, es decir, que todo vuelve a su estado original, dándole la potestad a sus propietarios de reclamar el terreno.

Ahora, como todo estaba en su normalidad, ya no se hablaba de una venta sino de un arriendo de la misma franja de terreno por donde transitan las volquetas. El valor de tal mensualidad fue la manzana de la discordia, puesto que el propietario del predio exigía 10 millones de pesos, más 25 millones por el proceso judicial, y la gravillera, un millón. La discusión fue llevada al recinto del Concejo Municipal donde asistieron las partes.

Para los demandantes, los hermanos Carlos y Natalia Rodriguez, quienes eran representados por un abogado, existía la voluntad de reabrir la vía si se reconocían los gastos judiciales y un arriendo mensual, lo que para Ascencio Gutiérrez Dussan, gerente general de Agregados Bennú, eran unas “pretensiones muy altas”.

La discusión se desarrolló en presencia del alcalde Carmen de Carupa, Alejandro Ortiz, quien indicó que el municipio no cuenta con vías alternas para poder desviar el tráfico de volquetas. “Hasta que no se refuercen puentes, alcantarillas, ancho de las vías, permisos y se concerté con las comunidades, no hay vías alternas”, aseguró el mandatario.

Además el burgomaestre de Carmen de Carupa exhortó a las partes a ceder y tener voluntad de conciliación, petición que reafirmó el personero con los concejales del municipio.

Alcalde de Carmen de Carupa, Alejandro Ortíz, en el Concejo Municipal. La Villa
Personero de Carmen de Carupa, Mauricio Rodríguez. La Villa.

Luego de una discusión de más de cinco horas, las partes llegaron a un acuerdo del cual no se conocen detalles.

La ‘variante’ fue reabierta en la tarde del miércoles, 22 de noviembre.

REDACCIÓN LA VILLA