7.6 C
Villa de San Diego de Ubaté
sábado, diciembre 10, 2022

AFS, la ventana que conecta a Ubaté con el mundo

Lo más leído

“El año en Italia me abrió la mente y me cambió la vida totalmente”, así define Elvis Castillo su año de intercambio en Italia, país en el que decidió dejar de lado su sueño prematuro de ser médico para convertirse en un abogado, un jurista de vocación. Elvis, quien nació en Panamá y fue criado en Ubaté, tuvo la oportunidad de viajar al exterior cuando apenas tenía 16 años y cursaba undécimo en el Colegio La Presentación. “Cuando me fui de Colombia ya tenía un plan académico, pero tal vez era algo de una mente un poco más cerrada. Ese año en Italia me permitió escoger una carrera que actualmente terminé y estoy supremamente feliz con ella y con todo lo que hice gracias a ese año allí”.

El sueño de conocer el mundo es ahora una posibilidad real y cercana con la que puede contar todo el Valle de Ubaté, gracias a la gestión que ha hecho American Field Service (AFS), una organización sin ánimo de lucro que cuenta con un comité voluntario en el municipio de Ubaté. El mes pasado celebraron 10 años de presencia en la región.

AFS cuenta con más de 13 mil estudiantes en el mundo. En Colombia hay 48 y en Ubaté, tres, que han soñado en grande y han puesto el alma para querer viajar a otro país, no solo a aprender otro idioma, sino a crecer como personas, intercambiar culturas, eliminar prejuicios, y entender que, al final de todo somos un mix de culturas y Ubaté, un pueblo que ha recibido a decenas de extranjeros y los ha acogido como hijos suyos.

“Actualmente tenemos cuatro extranjeros y en este mes (junio) llegan tres más. Normalmente pasamos del número ocho o nueve. Hemos llegado hasta 12 estudiantes. Estamos buscando familias anfitrionas y proyectos que se beneficien con el trabajo voluntario”, señala Pilar Gutiérrez, presidente del comité local de la región de Ubaté para AFS.

Y sí, AFS se encuentra en la búsqueda de familias anfitrionas, que quieran recibir a un estudiante extranjero en su hogar para convertirlo en uno más de su casa: un hermano, un hijo, un integrante fundamental de la familia a cambio de aprender sobre otra cultura, compartir costumbres diferentes y abrir las puertas para que más personas quieran conocer la Villa de San Diego de Ubaté. “Todas nuestras familias son voluntarias, entonces eso hace la diferencia: que hay afecto de por medio, que no le estás pagando a una familia que te dé el desayuno de mala gana”, agrega la directora nacional de AFS en Colombia, María del Rosario Gutiérrez.

Los participantes

Marion Villeneue, una francesa de 18 años tomó la decisión de viajar con AFS y llegó en agosto de 2016 a Ubaté, para cursar grado once y vivir una experiencia intercultural enriquecedora. “La gente aquí es muy cariñosa. Son muy curiosos de saber de dónde eres, de dónde vienes, cómo te parece Ubaté. Ah, y la comida está súper rica” comenta con entusiasmo.

La francesa, Marion Villeneue y el ubatense, Elvis Castillo. La Villa.

Marion reconoció que la cultura francesa es diferente a la colombiana señalando que ellos son mucho más tranquilos y puntuales con cada evento o compromiso agendado. “Cuando tienes una cita los colombianos van a venir 45 minutos después y en Francia tienes que estar 5 minutos antes”, concluye la estudiante.

Los de la región

AFS no solo cuenta con estudiantes extranjeros que vienen a quedarse, sino además, con estudiantes de la región que toman el riesgo de vivir una experiencia nueva a pesar de la corta edad a la que deciden viajar.

Diego Montaño estudiaba en el colegio San Francisco de Asis cuando decidió viajar a Alemania. Solo tenía 16 años y dice que ha sido lo mejor que le ha pasado, a pesar de que el momento en el que viajó solo sabía ciertas oraciones en alemán. “Antes de que yo me fuera era muy desordenado, pero cuando llegué allá aprendí a ser ordenado. Mi mamá dice que ayudó mucho”, narra.

Estudiante tailandensa junto a Diego, de Ubaté.

Para Diego su intercambio fue una experiencia que todos los jóvenes deberían vivir. “Yo les diría que no lo piensen. Eso no es de pensar porque es ir a conocer una cultura diferente, un idioma que va tener una ventaja en la vida de cualquiera. A parte de ya tener un punto más ganado porque tiene uno claro qué quiere”, puntualiza.

Por otro lado, hace poco llegó una estudiante tailandesa a Ubaté y cuenta que sin importar las diferencias entre su cultura y la Colombia, todos son muy amigables. “Aquí se dan beso en la mejilla y se abrazan, en mi país eso no se hace. Pero me encanta el clima, las montañas, las vacas y todo el mundo dice: hola”, afirma.

¿Qué debo hacer para aplicar a algún programa de AFS?

Cualquier estudiante que quiera aprender puede hacerlo con AFS y tendrá la oportunidad de viajar a uno de los 27 países con los que la organización tiene convenio. Para aplicar puede hacerlo en uno de los dos programas que ofrece:

  1. Programa escolar, que es cursar algún grado de la secundaria en otro país y en ciertas naciones piden que el estudiante tenga un nivel básico del idioma.
  2. Programa para mayores de edad, que quieren prestar algún servicio comunitario y aplica hasta los 28 años.
Parte del equipo de voluntarios de AFS Ubaté. La Villa.

Costos

Los programas con los que cuenta AFS pueden variar desde 2 mil hasta 14 mil dólares, pero si algún estudiante desea aplicar y no cuenta con los recursos económicos suficientes, AFS ofrece becas y ayudas para que todos tengan la posibilidad de viajar.

“A veces hay becas para los muchachos que necesitan ayuda económica. Para estas becas, el estudiante aplica y depende de cuántos participantes hayan para ese país al que quieres ir. Dan cinco o seis becas”, indica la presidente regional de AFS en Ubaté.

Convenios

AFS tiene convenios con varias instituciones educativas como la Institución Educativa Departamental Santa María, el Colegio de la Presentación, el Instituto Bolívar, la Institución Educativa Departamental Bruselas y muchos más.

¿Cómo sé que la familia con la que voy a vivir es confiable?

AFS es una organización sin ánimo de lucro y las personas que trabajan en ella lo hacen por convicción, porque creen en la paz a través del intercambio cultural, así que dispone de más de 42 mil voluntarios en el mundo para hacer una búsqueda certera y segura del lugar en el que residirá el estudiante.

“Los que trabajamos en esto como voluntarios creemos en que esto crea la paz. Yo puedo estar odiando a cualquier país, pero si mi papá está allá no voy a hacer la guerra con nadie, entonces creemos que es una forma de hacer la paz. Aquí se borra todo lo malo porque nos damos cuenta que todos somos seres humanos: ni la raza, el credo o el género importan”, concluye Gutiérrez.

Así que si sueña con viajar a otro país puede lograrlo con AFS.

Para obtener mayor información puede llamar al 3102193486 ó 3132738382.

Karla Amaya Granada

ESPECIAL PARA LA VILLA

- Publicidad -

- Advertisement -

Ponte al día