9.9 C
Villa de San Diego de Ubaté
lunes, septiembre 27, 2021

Último fin de semana de la Plaza Ricaurte

Lo más leído

El alcalde del municipio de Ubaté, Carlos Santana, anunció que el martes 18 de agosto terminará la prorroga otorgada a los contratos de las arrendatarias de las ‘Casetas Turísticas’, fecha, en la que además, se empezará con las obras de remodelación, las cuales tendrán una inversión superior a los 2.100 millones de pesos y durarán un poco más de cuatro meses.

Esta decisión, que desde el principio ha sido rechazada por todas las titulares de las ‘Casetas’, afronta una nueva polémica: el tiempo. Los trabajos comenzarán el miércoles 19 de agosto y el objetivo de la actual administración es entregar la obra antes de la finalización de su período, es decir, el jueves 31 de diciembre del 2015. En ese orden de ideas, tendrán 135 días para realizar todo el trabajo, tiempo que para muchas personas es insuficiente. Sin embargo, Santana les salió al paso a las críticas y dudas, afirmando que en el peor de los casos se entregará el 95 por ciento de la nueva obra: “solamente le faltarán detalles”, afirmó el alcalde.

Además, Santana indicó que si es necesario implementará turnos de trabajo, concertados con el contratista, para alcanzar el objetivo.

La espera para el inicio de la obra

El pasado 21 de enero del 2015, el alcalde realizó una reunión con las titulares de las casetas, con el fin de notificarlas de la decisión de arrendarles los locales hasta el 30 de junio y para contarles, a su vez, detalles de la obra: “Este proyecto viene contemplado desde el año 2012 en nuestro Plan de Desarrollo y Plan de Gobierno, no es algo que se nos haya ocurrido de última hora. Son decisiones administrativas que buscan la prevalencia del bien general sobre el bien particular y lo que queremos es, precisamente, ofrecerle un lugar digno a todos los turistas que nos visitan para degustar nuestra gallina y comprar nuestro queso”, contó.

Todo apuntaba para que el 1 de julio iniciara la remodelación. Sin embargo, un grupo de representantes de las arrendatarias solicitó formalmente una prórroga para que se les permitiera trabajar durante las ferias y fiestas que se desarrollarían en el mes de agosto. Solicitud que fue aceptada, habían conseguido 50 días más de contrato. Iban hasta el 17 de agosto.

Por consiguiente, la Secretaría de Obras Públicas, decidió empezar a demoler sólo la parte norte de la Plaza Ricaurte con el objetivo de adelantar trabajos mientras llegaba la fecha definitiva. Sin embargo, no contaba con los planes que ya tenía la Casa de la Cultura y la Secretaría de Gobierno: en ese costado se iba a realizar la Feria Artesanal. En consecuencia, la obra debió esperar.

Los cambios que tendrá

Daniel Ojeda, Secretario de Obras Públicas, indicó que “en el año 2013 se contrataron los diseños arquitectónicos, los cuales tuvieron modificaciones y una vez definidos los pormenores, procedimos a contratar los diseños técnicos, que contemplan: el uso del suelo, los cálculos estructurales, los diseños hidráulicos, hidrosanitarios, eléctricos y la red de gas para las nuevas Casetas Turísticas” del proyectado Parque Ricaurte.

En cuanto a la distribución de las casetas, Ojeda indicó que pasarán de 23 a 18 puestos, nueve por cada costado, los cuales contarán con una red de gas para implementar hornillas y asadores, un tanque de almacenamiento de agua potable con equipo de bombeo, para que se garantice el servicio cuando este falte, así como un sistema contra incendios, baterías de baños con sanitarios y secciones especiales para niños y discapacitados con fluxómetros, ventilación y presión “a la altura de los Centros comerciales”. Agregó además, que la plazoleta de comidas quedará ubicada en el centro del parque.

La continuidad de las actuales arrendatarias

Las 23 arrendatarias, desde el principio, han rechazado la obra debido a la incertidumbre que les genera su futuro laboral puesto que no serían reubicadas. “¿Qué va a pasar con nosotras?, ¿Qué nos vamos a poner hacer?, ¿A dónde nos vamos a ir?”. Son algunas de las preguntas que se hacen las titulares como las empleadas de cada ‘Caseta Turística’.

Y es que además de argumentar un atropello al trabajo, todas las personas que dependen de este oficio, coinciden en señalar que es un “atentado” contra el turismo, debido a que se dejaría de vender y promocionar productos típicos de la región, como es el caso de la sopa de mute, la pata guisada y la gallina criolla, productos que son conocidos a nivel internacional y nacional.

Por su parte, Santana señaló, a pesar del malestar de las directamente afectadas, que será el nuevo alcalde que llegue quien deberá tomar la decisión de dejarles en arrendamiento, este bien de uso público, a quien crea conveniente.

En consecuencia, las actuales arrendatarias, a las cuales se les vence la prórroga en tres días, deberán esperar la posesión del nuevo alcalde, el próximo primero de enero del año 2016, para que les asigne, o no, un cupo en las remodeladas instalaciones del Parque Ricaurte.

Jorge Suárez

REDACCIÓN LA VILLA

Ponte al día