No es un día cualquiera. Una comisión de la Veeduría Socio Ambiental de la Provincia De Ubaté solicitó a la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) visitar la empresa Colco S.A, la compañía más grande de explotación de gravilla de las tres que se encuentran en el municipio de Carmen de Carupa, con el fin de realizar una visita técnica al área de explotación del Título Minero.

El reloj marcaba las 8 de la mañana, y el vehículo Lada modelo 2005 de origen ruso estaba listo para emprender la ruta Ubaté – Carmen de Carupa. A bordo iban Cesar Augusto Poveda, Presidente de la Veeduría; Rafael Rincón, veedor y propietario del automotor; Yuber Cárdenas, Personero del municipio de Ubaté y un equipo periodístico de Cablebatv y La Villa.

Luego de 40 minutos de recorrido el vehículo llegó a la portería de Colco S.A. La noche anterior había llovido en la zona, el piso estaba húmedo y en varias partes el barró era muy abundante, tanto, que tomó por sorpresa a los incautos visitantes. Con los zapatos y botas llenos de lodo, todos esperaban a los funcionarios de la CAR para poder ingresar a la mina.

Ya eran las 9 y 10 de la mañana, el radioteléfono del celador de chaleco reflectivo y casco rojo indicaba el visto bueno para poder ingresar, el vigilante con su mano derecha decía “sigan”. Con el Lada parqueado, se procedió con el protocolo de seguridad: todos los visitantes deben colocarse el casco de color naranja mientras se esté al interior de la mina. Al parecer todo estaba listo.

Danny Dueñas, Ingeniero de Minas, Asesor Técnico de la explotación, recibió a todos los funcionarios y autoridades para empezar el recorrido por algunos puntos de las 104 hectáreas que tiene esta mina.

Las empresas que han pasado

El 31 de mayo del año 2007 la CAR otorgó la Licencia Ambiental a la empresa Inversiones Colco S.A para la explotación, beneficio y transporte de la actividad minera amparada por el Programa de Trabajos y Obras (PTO) y el contrato de concesión minera 18430 otorgada, en ese entonces, por Ingeominas. Posteriormente los propietarios de Inversiones Colco S.A vendieron la compañía a la firma Gravas y Arenas de Carmen de Carupa a la que se le seden los derechos ambientales y de explotación. Esta última empresa, después de un tiempo, vende su operación a la compañía Epyca S.A.S., quien actualmente figura como titular de los derechos mineros y se encuentra en trámite, ante la CAR, para obtener los ambientales.

Sin embargo, el operador minero que actualmente explota la gravilla en esta mina, es la compañía Agregados Bennu S.A.S, trabajos que están avalados por Epyca S.A.S.

Proceso de explotación

La topografía de Carmen de Carupa es plana, por tanto, para la explotación de gravilla se requiere de un sistema de terrazas descendentes basados en los análisis de estudios de geotecnia. Esta mina por ejemplo, debe tener terrazas de 15 metros de altura y bermas de 7, con un ángulo de 45 grados, todo para garantizar la estabilidad del terreno y por ende evitar derrumbes. Este sistema permite visibilizar las capas que tiene la tierra debido a su corte uniforme.

La gravilla es extraída mecánicamente con retroexcavadora y es transportada en camiones a la planta de trituración y beneficio donde es lavada y clasificada con el fin de separan las partículas obtenidas en la excavación: grava, arena, piedra y arcilla.

El agua

La Licencia Ambiental le permite a Epyca S.A.S. obtener 7.2 litros por minuto de agua del Río La Playa -brazo del Río Ubaté- para realizar el proceso de lavado de sus gravas. Hecho que desde el principio ha sido cuestionado por la Veeduría Socio Ambiental al argumentar que para el consumo de todo el municipio de Carmen de Carupa sólo pueden tomar 5.2 litros por minuto, dándole de esta manera “más prioridad a las actividades mineras”.

Otros de los puntos de discordia entre la Veeduría y la compañía que explota la gravilla, es el tema del corredor biótico, la franja que marca los límites de minería con la zona de exclusión minera, y en la cual, según los indica la Licencia Ambiental, se deben sembrar 18.000 árboles de especies nativas: alisos, hayuelos, robles, entre otras, con el fin de recuperar parte del agua perdida por la misma producción.

Sin embargo, durante esta visita la Veeduría encontró que la empresa no ha cumplido con este punto debido a que sólo ha sembrado acacias, planta que no es nativa de la región y la cual, según los veedores, no restablece el agua. Situación que a concepto de Cesar Poveda, va en contravía de lo firmado en la Licencia Ambiental.

Con respecto a este tema Epyca S.A.S. argumentó que intentaron sembrar dichas especies nativas pero sin ningún éxito. Respuesta que rechazó la Veeduría.

Luego de cuatro horas de recorrido por esta compañía y de que las partes interesadas realizarán la respectiva observación y verificación de los procesos de producción y de explotación, se realizará un informe por parte de la CAR en donde indique el resultado de esta visita. Documento que la Veeduría espera refleje las falencias encontradas para que posteriormente sean corregidas. Dicho informe será entregado por la autoridad ambiental en las próximas semanas.

JORGE SUÁREZ

REDACCIÓN LA VILLA